Foro / Pareja

La soledad en mi alma.

Última respuesta: 4 de junio de 2009 a las 9:46
R
rus_7293253
22/7/08 a las 17:02

Las olas rompen contra el paseo, calmadas, pero con la furia reprimida de la pleamar cercana. Las luces se reflejan en el agua, oscurecida por la noche. La suave brisa eleva el aroma a mar hasta mí. Cierro los ojos y te recuerdo. Una lágrima furtiva cruza mi mejilla. Miro al infinito y te pienso. En alguna otra orilla estás tú mirando el mismo mar, como todas las noches de luna llena. Fue tu promesa de amor eterno.

No importa cuando te quieras alejar de mí, siempre te amaré, y éste nuestro mar, será testigo

En el momento que esas palabras manaron de tu boca, con una mezcla de odio, resignación y dolor por mi abandono inminente; jamás imaginaste lo proféticas que resultarían. No he podido compartir este mar con otro, evito su cercanía, más si cabe en la noche. Delante de él solo quiero estar sola, sino es contigo.

El mar, ese mar, nuestro mar, me hipnotiza, me quita la coraza que me he puesto y desnuda mi alma. Solo tu sabes lo que hay dentro, y ni tu sabes lo que yo aún siento. He rehecho mi vida sobre los pedazos de nuestro amor, pero el mar mueve esos pedazos y derrumba mi convicción.

Con la última ola me ha parecido oír tu voz, en el rumor del viento, en mi alma. Cierro los ojos e intento disfrutar de estos momentos robados a mi vida. Soy tuya, aunque no lo sabes, te amo aunque ya me odies. Te tengo anclado en mi pecho y ni sé -ni quiero- quitarte de él.

Te recuerdo, en aquella playa, en aquella noche, nuestra última noche. La suerte ya se había decidido, pero quisimos vivirla como si no hubiera un mañana, porque el mañana me alejaba de ti. Paseábamos por la orilla, yo con mi vestido blanco que mecía la brisa, y tú con tu sonrisa y esos ojos verdes del mar. Solo un pescador era testigo de nuestro caminar.

Aún siento en mi mano la tuya, acariciándomela, demostrándome lo que yo ya sabía pero me había negado a escuchar. Tu calor, aun creo sentirlo. Tu respiración agitada, intentando en vano que las lagrimas no manaran de tus ojos, tus lindos ojos. Apuré a secarlas, y mi acto solo logró que más se te escaparan.

Te amo vida, ¿cómo quieres que te lo diga?¿Qué necesitas para escogerme a mí? Sea lo que sea lo haré, por ti.

Ya no hay vuelta a atrás, dejemos de torturarnos con palabras, aprovechemos el tiempo que el alba camina rauda hacia nosotros. Te besé.

En ese beso confluían todo un torrente de sentimientos, dolor, amor, tristeza, pasión. Un solo alma dividida que obligaban a separar. Un corazón partido por la mitad. Un sueño adolescente, roto.

Me abrazaste fuerte, muy fuerte, contra ti. Podía sentir el palpitar de tu corazón, acelerado, la humedad de mis lagrimas y tus lagrimas, saladas, mezcladas, un solo llanto.

Poco a poco los besos se apasionaron, cada vez había menos dolor y más pasión en ellos. Comencé a notar que algo crecía bajo tus pantalones y que me presionaba al tiempo que tú me abrazabas. Te miré a los ojos y sonreí. Sin llegar a soltar tu mano me recosté sobre la arena, suplicándote con la mirada que tú también lo hicieras.

Abrazados nos tendimos en la playa, estábamos solos, hacía un rato que el pescador había recogido sus aparejos y se había ido. Tus manos acariciaban mi piel, con deseo contenido, pausadamente. Mis manos ansiaban tu piel, sentir su calor, su tacto. Aspiraba tu olor para embriagarme de él, para fijarte en mi mente, para guardarte por completo en un rincón de mi memoria donde permanecerás por siempre.

Te acaricié el rostro, rasposo por la barba incipiente, tu mandíbula, dibuje su contorno. Tu cuello, tu clavícula que se marcaba bajo la camiseta. Bajé mi mano por tu pecho, sobre la ropa, y buscando un hueco para acariciar tu piel.

Tus manos vagaban sin rumbo fijo por encima de mi vestido, como si temieran llegar más lejos, como si temieras tenerme para luego perderme.

Por fin tus caricias tuvieron el valor de llegar a mi piel, que se estremecía con cada una de ellas. Tus manos recorrían mis hombros, despojándolos del tirante del vestido, liberando mi intimidad. Bajaron poco a poco hacia mis pechos, que deseosos las esperaban.

Levantaste mi falda levemente, y tu mano se adentro en busca de mi secreto más intimo. Agitando al tiempo mi respiración. Tus caricias se intensificaron, nublando mi mente, haciéndome olvidar todo lo que nos rodeaba.

Me despojé de mi ropa y me subí sobre ti. Mi boca buscaba tu boca, mi piel tu piel. No quedó un cm de tu piel que mis labios no recorrieran. El plato fuerte para el final. Un delicado beso en la punta. Pura ternura.

Tu miembro desafiaba la gravedad. Mi sexo se había diluido bajo tus caricias y nuestros cuerpos ansiaban ser uno solo. Se lo permitimos. Suavemente te introduje en mi, sintiendo como cada resquicio de mi intimidad era invadida por ti. Trazas de pasión y placer nublaban mi mente, mareándome. Me negué a sucumbir. Los movimientos pausados iniciales fueron en cresccendo hasta finalizar en una explosión de sensaciones y de placer. El orgasmo.

Caí tendida sobre la arena y me abrazaste, y lloramos. Conscientes de que jamás volveríamos a amarnos, que los besos que nos estábamos dando eran lo últimos, que cuando volviéramos a la ciudad, todo habría acabado, que ese besó sería el último, que nosotros se quedó atrás.

Otra lagrima se me escapa al recordarte. Siento como él se acerca y me apuro a borrar la lagrima de mi rostro. Me giro y pinto en mi cara la mejor de mis sonrisas. Volvemos al coche, nos esperan.

Vendí mi corazón y pagué un alto precio: la soledad en mi alma.

Ver también

J
jolita_5935485
22/7/08 a las 20:08

Sin palabras...
Y si Kata, sin dudas sos de lo mejor de este foro, como dijo otro lector, me dejaste muda, con un nudo en la garganta porque pocas personas saben transmitir de esta manera...
Gracias amiga por otro relato maravilloso.

Me gusta

A
aprincipales_6a9358z
22/7/08 a las 23:35

Sensacional!!
Razón de más para extrañarte, que puedo decir de este relato, coincido con los demás. Eres de lo mejor en este foro, solo se puede agradecer q compartas esto con nosotros. Espero nos sigas deleitando así. Besos

Me gusta

U
urtzi_6414891
23/7/08 a las 14:16

Muy buen desequilibrio.
80% amor, 20% sexo. Aunque las mujeres tienen la facultad de poder fusionar perfectamente ambas categorias...

A quien y porque le vendiste tu corazon preciosa?

Me gusta

¿No puedes encontrar la respuesta?

M
miley_9891465
24/7/08 a las 17:56

Que puedo decir
Me gusto tu relato, mas que erotico tiene fusion de sentimietnos de añoranza,pasion, tristeza en fin,sobre todo real buen relato... Tanto que me quede pensando, en lo que paso, nunca es tarde para remediar aun si no consigues compañia para tu alma al menos saber que lo dijiste,talvez no aplaques su odio pero el sabra al menos que alguna vez lo amaste, creo que debes hablar de tus sentimientos y sincerarte contigo misma,mas que soledad a tu alma tienes miedo a quedarte sola, prefieres seguir atada...

La vida es corta y todo es efimero menos el amor, podras tener todo sexo, dinero pero sin amor la vida siempre sera un vacio, piensa si quieres seguir teniendo ese vacio...

Me gusta

R
rus_7293253
4/6/09 a las 9:46

Yo tb
un poco de narcisisimo...

Me gusta

Ultimas conversaciones
No te pierdas ni uno solo de nuestros tableros en Pinterest
pinterest
ISDIN Si-Nails

ISDIN Si-Nails

Compartir