Foro / Pareja

Todos hemos sentido esto

Última respuesta: 17 de octubre de 2008 a las 21:07
S
sergii_7880503
7/8/08 a las 18:32

Muchas veces fantasía y realidad se confunden, no sabemos si soñamos o vivimos ese momento tan lleno de pasión, lujuria y placer.
Pero lo que paso a contarle tengo claro que es realidad, tan realidad como que respiro, aunque debo decir que este hecho, este momento, es un verdadero sueño hecho realidad.
Les contare mi primer encuentro, con la mujer que actualmente es mi esposa.
Ambos ya no éramos unos adolescentes, así que sabíamos muy bien, cual era el propósito de nuestra relación, así como las responsabilidades del hecho de hacer el amor, si bien, la pasión es la misma, la necesidad de sentir a la persona amada, disfrutar de su piel, de sus caricias, independiente de la edad. Una persona enamorada, siempre se siente como un adolescente, ilusionado, inspirado por los sentimientos.
En mas de alguna ocasión la pasión, el deseo, el momento, la soledad, todo se daba para que tuviésemos relaciones, pero siempre la cordura se imponía, siempre faltaba algo, algunas veces era el lugar, otras falta de protección, bueno, todo lo que puede echar a perder un momento inolvidable. Queríamos que el momento fuera perfecto, como nuestro romance, fue amor a primera vista, y al poco tiempo de estar juntos sabíamos que lo nuestro era estar juntos el resto de nuestras vidas.
Sabíamos que el lugar, el momento, la ocasión, todo iba a llegar. Y llegó.
Era una tarde noche en la ciudad, una fresca pero luminosa primavera, nos encontrábamos solos en el departamento en donde ella vivía con su madre y hermanas, no era algo planeado, yo estaba visitándola y nos preparábamos para salir a pasear.
Conversábamos, reíamos y tratábamos de ponernos de acuerdo en cual sería el panorama. Nuestros besos, caricias y palabras de cariño empezaron hacer efecto en nuestros cuerpos, el deseo comenzó a ganar terreno, la pasión estaba presente en el aire, mis manos recorrían su delgado cuerpo, las suyas respondían las caricias, seguíamos en la sala, no era el mejor lugar. Mis manos seguían su labor, mis dedos se aventuraban a través de los botones de su blusa, rozando su sostén, su piel se estremecía, me deshice de su blusa, ella abrió mi camisa, por fin nuestras pieles se juntaban. Me indicó que fuéramos a su dormitorio, la seguí, estando allí, dimos rienda suelta a nuestro deseo, delicada, pero decididamente nos fuimos desnudando hasta llegar a vernos por primera vez desnudos, todo era perfecto, la tarde, el lugar, su cuerpo, todo, todo en ella era perfecto.
Una vez desnudos, procedí a besarla entera, su cuerpo era hermoso, blanco, suave, cálido y dulce, más de lo que jamás había logrado imaginar. La tendí en su cama, ella me pedía que fuera delicado, y claro que yo lo era, por nada del mundo quería echar a perder ese perfecto momento.
Ella me miraba con sus bellos ojos pardos, pidiéndome que le hiciera el amor, mis manos recorrían sus senos, su vientre, sus piernas, su espalda, cuello y piernas; mis labios se dedicaron a saborear sus pechos, mi lengua jugaba con sus rosados y pequeños pezones, que se encontraban duros y demostrando el deseo que mi cuerpo le provocaba.
Las caricias se sucedían, los besos explotaban, de repente mi nariz pudo sentir un cálido e inconfundible aroma, su entrepierna me indicaba que ya no podía más en deseos.
Acomodé mi cuerpo al lado del de ella, nos besamos y me pidió que la hiciera mía, mis manos la acomodaron, mi pene la necesitaba, suavemente la penetré, estaba en el cielo, por primera vez en mi vida hacia el amor, no era solamente sexo, realmente estaba haciendo el amor.
La blancura de su piel contrastaba con mi piel oscura, con mucho mas sol en ella, mis manos de hombre, burdamente trataban de convertirse en suaves caricias, realmente ella llenaba mis sentidos, mis ojos disfrutaban de su belleza; mi nariz percibía sus suaves aromas; mi piel sentía su calor, su estremecimiento; mi boca, era capaz de saborear su dulce piel mezclada con lo salado de su sudor, ese sudor que le provocaba encontrarse haciendo el amor, y mis oídos estaban atentos a percibir sus sonidos, sus suspiros, sus gemidos y todas las tiernas palabras que su hermosa boca profería, me decía que me amaba, que toda la vida había esperado por mí, me pedía que la abrazara, la besara, y que no me separara de ella, que no dejara de hacerle el amor.
Estuvimos haciéndolo alrededor de una hora, hasta que ella ya se encontraba extenuada y yo al fin podía acabar, más que eyacular fue una explosión multicolor, todo mi cuerpo se encontraba en éxtasis, luego de proporcionarle tres o cuatro orgasmos a la mujer que amo, lograba hacer emanar mi río de pasión, inundaba sus riveras del cálido y masculino liquido. El sudor recorría mi cuerpo, ella acariciaba mi espalda, mis brazos, mis nalgas, yo sólo podía besarla, me encontraba extenuado, rendido, esa mujer había logrado domar mi pasión, me había recibido dentro de ella y me había hecho inmensamente feliz, podría haberme matado en ese momento y me hubiese ido feliz, ya había logrado lo mas maravilloso de hasta ese entonces joven vida, realmente había hecho el amor, la primera vez, y como nunca creo que se vuelve a repetir.
lelito1169@hotmail.com

Ver también

J
jolita_5935485
7/8/08 a las 18:47

Me encantó
Por la suavidad con que lo contaste y por todo el amor que sentís por esa mujer...
Felicitaciones.

Me gusta

T
thiara_5664458
9/8/08 a las 18:04
En respuesta a jolita_5935485

Me encantó
Por la suavidad con que lo contaste y por todo el amor que sentís por esa mujer...
Felicitaciones.

Wooow!!
De verdad que estas enamorado....!!
Nunca habia leido lineas tan sinceras y llenas de amor..!
Eres muy tierno... y tu esposa, afortunada....!!!
Saludos.....

Me gusta

¿No puedes encontrar la respuesta?

S
sergii_7880503
25/9/08 a las 21:54
En respuesta a thiara_5664458

Wooow!!
De verdad que estas enamorado....!!
Nunca habia leido lineas tan sinceras y llenas de amor..!
Eres muy tierno... y tu esposa, afortunada....!!!
Saludos.....

Mil gracias
Realmente estoy muy agradecido de sus comentarios, lo que quise dejar de manifiesto en este relato, es una verdad que a veces los hombres no queremos que se sepa, ¡que somos romanticos! muchas veces no sabemos decir con palabras lo que sentimos, y una de las formas en que si lo hacemos es a traves del sexo, de la entrega física, de esos momentos que llenan la piel, que se incrustan en el alma. Trataré de escribir nuevos relatos, para poder seguir recibiendo sus bellos comentarios.
lelito1169@hotmail.com

Me gusta

S
sergii_7880503
17/10/08 a las 21:07

Me han hecho feliz
sus comentarios y quienes me han agregado, me han dejado encantado con sus palabras, esto es por y para las mujeres, solo soy un hombre que intenta darles momentos de ilusión.

Me gusta

Ultimas conversaciones
ISDIN Si-Nails

ISDIN Si-Nails

Compartir
No te pierdas ni uno solo de nuestros tableros en Pinterest
pinterest