Foro / Pareja

Masajes peligrosos

Última respuesta: 22 de mayo de 2007 a las 13:48
B
beena_5954361
15/5/07 a las 9:36

Tras una larga clase de aerobic me dispuse a tomar una breve pero intensa sesión de calor en la sauna antes de ducharme.

Fui a los vestuarios,me desnudé,me enrollé una toalla y me dirigí al cuartito de la sauna,que estaba justo al lado.

Al abrir la puerta me encontré dentro a las dos rubias del gimnasio,Diana,la mujer del dueño y a Belen,la profesora de aerobic.

Las saludé y me coloqué a su lado,en una esquinita.
Yo por pudor llevaba una toalla para cubrirme,pero viendo que ellas estaban destapadas hice lo mismo y aparté la mia a un lado.

La que estaba mas cerca mia era Diana.
Que pedazo de mujer.Era monisima con unos ojos grandes y rasgados y una boca grande y hermosa.Tenia unas piernas largas y bronceadas y unos pechos naturales muy voluptuosos y nada caidos.
"Que envidia". - pensé. "Con esas tetas y esas piernas la ropa debe sentarle de maravilla".

Pasó algo desconocido para mi por entonces,y es que no podia dejar de mirarla.

Tengo que reconocer que no solo la curiosidad dirigia mi mirada,tambien una admiración de sana envidia y por que no,una ligera excitacion y deseo.

Empezaron a contarse secretos de alcoba,a darse consejos y a comentar detalladamente sus habitos sexuales.

Yo tenia cada vez mas calor y cada vez estaba mas y mas cachonda.
Queria irme de alli y darme una ducha fria,pero mi curiosidad morbosa me lo impedia.

- Ufff,el cubano,no sabes como se movia,era la bomba.

- jajajajaja.

- ¿Has contratado ya a la nueva masajista?

- Que va,la llamé y me dijo que tenia la agenda hasta arriba,tengo que buscar una.

- Oye,Susana,¿tu no eras esteticien? - me preguntó Belén volviéndose las dos hacia mi.

- Si,es cierto. - respondí.

- Bueno,pues si quieres ganarte unas pelas podrias trabajar aqui de masajista. - añadió Diana.

- No tengo título especifico de masajista deportivo,no se si oficialmente puedo ejercer en un gimnasio.

- No te preocupes de eso,no va a venir ningun inspector a ver si tienes la documentacion,a no ser que le partas la espalda a alguien.¿Por que no me haces uno a mi de prueba,para ver como te desenvuelves?

Realmente estaba cansada y queria irme a mi casa,pero la idea de masajearle el cuerpo a Diana me excitó muchisimo y decidí quedarme.

Fuimos a ducharnos y a vestirnos,Diana se puso una bata de baño y me dijo que me esperaba en la habitacion contigua al despacho.

Una vez vestida cogí mi mochila y me colé alli.

- Cierra con pestillo. - me soltó Diana desde la camilla donde estaba sentada esperandome.

En cuanto lo hice se despojó de su bata y se acostó desnuda sobre la camilla.

No se había preocupado de cubrirse con una toalla como se hace habitualmente y allí estaba la tía con la parte posterior de su cuerpo expuesta a mis miradas y dispuesta a recibir la caricia de mis manos. Puedo asegurar que era un cuerpo excepcional

- Ahi encima tienes las lociones y aceites que usaba la anterior masajista.Caliéntalos en el microondas.

Tomé uno de los tarros(el que olia mejor) y así lo hice.

Me acerqué a ella con nerviosismo,como una virgen en su primera vez.
Desparramé un hilo de liquido sobre su cuerpo y me unté bien las manos.
Empecé por la espalda, los hombros y el cuello, pero no dejaba de mirar su extraordinario culo. Sus gluteos formaban unas preciosas curvas y los tenía tersos y fuertes, con pequeñas pecas justo debajo de la cintura.

Tenía que controlarme para no llevar las manos a su trasero. Deseaba sentir la sensualidad de aquellas nalgas tan redonditas. Quería descubrir si eran tan suaves y firmes como parecían. Sin embargo me reprimí y me concentré en darle masajes en la espalda y en los hombros. También le pasé las manos por la parte posterior del cuello y, al hacerlo, soltó un débil gemido y dijo que le daba mucho gusto Su gemido, junto con la visión de su cuerpo y el aroma que desprendía su piel, me habían provocado una palpitante excitación. Mis braguitas estaban empapadas.

Continué con el masaje del pie y el tobillo izquierdos y seguí pierna arriba. Pasé más tiempo del normal entretenido con la parte interior del muslo e incluso le di unos ligeros meneos. Al hacerlo separó un poco las piernas. Seguí con la otra pierna y cuando llegué al interior del muslo mi mano se deslizó hacia el culo. Se movió. Podría asegurar que había empezado a excitarse, pero no tenía ni idea de que lo esperaba de mí, simplemente me había invitado para dar un masaje y yo lo único que yo deseaba era tocar su ... y saborear sus humedades.

Había terminado de masajearle la espalda y las piernas y empezaba a pasarle los nudillos por las nalgas, en las que había extendido el aceite. Al hacerlo, parte del líquido le bajó por las piernas. Se estremeció y gimió levemente. Luego comentó que resultaba muy agradable. Algunas mujeres se ponen cachondas cuando les das masajes en las nalgas y Diana parecía de ese grupo.

Seguí trabajándole los glúteos y la parte baja de la espalda, y pasé mis manos por la zona tan sensible por donde se unen los muslos y el trasero. Al hacerlo, dejé que mis manos untadas de aceite se deslizaran por la raja de su culo. Respondió agitando las caderas. Yo estaba cada vez más lanzada y cachonda y dejé que la yema de mi dedo rozara ligeramente y se metiera un poco en su prieto chochito.

Estaba dispuesta a fingir que había sido un accidente, según cual fuera su reacción. Pero al notar mi dedo murmuró un "síiiiiii" bastante audible y elevó el culo para encontrar mi mano, al tiempo que separaba las piernas. Lo encontré tan excitante que estuve a punto de correrme allí mismo.


Seguí concentrada en el culo de Diana, metiendo y sacando el dedo del agujerito sin reparos y realizando movimientos circulares en su interior. Eso la hacía disfrutar. Me lo hizo saber verbalmente, y luego elevando el culo hasta encontrar mis manos y abriéndose el ... Le pedí que se diera la vuelta para seguir con el "tratamiento".

Cuando se puso boca arriba coloqué un par de toallas enrolladas bajo sus rodillas para que estuviera más cómoda y relajada. También le separé las piernas. Esto la dejó totalmente expuesta y me emocionó ver cómo brotaban los primeros jugos de su vagina. Tenía los labios vaginales gruesos y formaban una graciosa curva hacia el clítoris, pequeño y tieso. Ver que estaba totalmente depilada me puso más cachonda todavía Seguí por las piernas hasta legar al ... Esto la excitó más todavía y cada vez que mis manos pasaban por sus rodillas gemía y se movía circularmente con las caderas.

A continuación fui hacia sus hombros y la vi sonreir. Le pregunté si estaba disfrutando del masaje y me contestó que era maravilloso. Le acaricié el cuello y los hombros y le extendí aceite por el vientre y las tetas. Al rozárselas se le escapó una especia de murmullo, pero cuando se los masajeé con energía fue mucho más expresiva. Le seguí acariciando las tetas mientras le pellizcaba los pezones despacio al principio, pero luego, ante sus demandas, con más brío. Esto le hizo alcanzar un orgasmo completo, que me dejó alucinada y, debo confesarlo, algo avergonzada.

Sin embargo no me detuve y seguí con el masaje pectoral. Me quedó claro que después de aquel orgasmo todavía le quedaba mucha energía sexual por liberar. Continué por el vientre y hacia los costados. Cuando la miré, vi que sonreía sin dejar de menear rítmicamente las caderas. Sin dudarlo me incliné y empecé a besarle en la barriga, con la lengua y fui descendiendo hasta su encantador chochito y lo cubrí con la boca. Como lo tenía depilado me movía con soltura y me era difícil abarcar todo a la vez. Saboreé su humedad y mantuve la lengua en aquel lugar durante unos instantes. Empecé a meter y sacar la lengua con desenfreno, manteniendo la boca pegada a su ... mientras que ella jadeaba y me suplicaba que no me detuviera. Seguí follándola con la boca, y de vez en cuando le rodeaba el clítoris.

No tardó en gemir profundamente y alcanzó otro orgasmo. Oí un grito y noté las contracciones mientras mi boca se llenaba de su líquido del placer. Mientras Diana se relajaba, me levanté y le sonreí. Me devolvió la sonrisa y me preguntó si lo había pasado bien, consciente sin duda de lo a gusto que se había corrido en mi boca.

Ver también

S
sidati_9688454
15/5/07 a las 23:45

Masaje para mi esposa
Me gustaria que le dieras un masaje a mi esposa, yo se que lo disfruaria mucho

Me gusta

M
maraya_7868791
18/5/07 a las 1:12

Hola super masajista!
Si con solo leer me hiciste venir ahora en frente ami! Wow............super q lastima q este al otro lado del charco! Espero saber mas d tus super aventuras con la jefa! Ocurrio otra ves?.....Saludos
Frida

Me gusta

¿No puedes encontrar la respuesta?

G
gitana_9626781
22/5/07 a las 13:48

Holaaaaa super y bunena masajista??'
hola yo kisiera de esos masajes peligrosos...dime donde keda tu gimnasio?? yo kisoera saber ..para disfrutar de esos masajes...chaooo

Me gusta

Ultimas conversaciones
No te pierdas ni uno solo de nuestros tableros en Pinterest
pinterest
ISDIN Si-Nails

ISDIN Si-Nails

Compartir