Foro / Pareja

37 años de diferencia

14 de noviembre de 2008 a las 3:20 Última respuesta: 25 de agosto de 2011 a las 7:36

Nos conocimos cuando yo tenía 19 y él 56. Fue mi profr durante 1 año. Desde el 1er día de clase, noté que él me puso un poco más de atención que a los demás. Al 2o día estaba al pendiente de mí, y al 3o me hizo plática casual: '¿Dónde vives? ¿En qué escuela estudiaste?¿Cuántos hermanos tienes?',etc. Fuera de eso, nada más que saludos casuales y cosas así.

Pasaron los meses y su conducta cada vez me desconcertaba más. Había veces en las que se ponía algo nervioso al verme -aunque me parece que fueron alucinaciones mías - y mi mejor amiga aún jura que él siempre le preguntaba por mí, aunque cuando nos encontrábamos, él no dijera más que monosílabos secos. En el aula, parecía que me daba la clase sólo a mí porque no dejaba de mirarme, cada que contaba chistes me volteaba a ver a mí, cuando pasaba a alguien al pizarrón me miraba pero siempre se arrepentía y escogía a otra; me ayudaba con mis tareas, me preguntaba por mis cosas... incluso no sé cómo se enteró de cuándo era mi cumpleaños (aunque también sabía que mi mejor amiga cumplía el mismo día que yo) Me platicaba sobre sus asuntos, me permitía que le ayudara, etc.

Pero lo que más me desconcertaba era el hecho de que se encelara de mis amigos varones o de cualquier muchacho que estuviese cerca de mí, independientemente de que éste me hiciera caso o no (y viceversa) .

Pero luego había veces en las que ni caso me hacía, en la que ayudaba a todo el mundo menos a mí... y eso me desconcertaba más.

Ahora, por un problemilla que tuvimos él y yo, nuestra 'relación' ya se enfrió, pero aunque quizá ya sea tarde y/o inutil plantear esto, sigo con una duda: ¿Sentía algo por mí, o sólo me trataba como a su hija o algo parecido? Mis amigos dicen que sin duda, yo fui especial para él, pero ¿en qué sentido? Y que sus celos eran como los que siente cualquier padre. ¿Será?

Besos a tod@s

Ver también

14 de noviembre de 2008 a las 3:39

ah si
Lo raro de esto era que en ocasiones, cuando estábamos solos, él se portaba un poco más cariñoso conmigo que de costumbre (no precisamente de manera física, sino verbal) . Pero una vez, al final del último curso que tomé con él, fui por mi calificación final a su despacho, y bajo pretexto de haber 'aprobado satisfactoriamente' su materia, me abrazó, pero para nada se convirtió en un pulpo mañoso pasado de listo. No le reclamé ni nada parecido; sólo dejé que me cobijara en sus brazos. Por eso sigo insistiendo en que yo era su 'niña', y no otra cosa, como mis amigos me insinuaban. ¿Uds qué opinan?

Me gusta

21 de noviembre de 2008 a las 3:03

Respuesta
solo sin conductas de ti para el y unas miradas de el hacia ti es lo basico de ese relato

lo demas tu misma lo fuiste haciendo en la imaginacion

nunca se dijeron si sentian algo puede que si como puede que no no hay modo de comprobarlo

tal vez si lo buscas y hablas con el sobre las miradas salgas de dudas si no viviras entre dudas y solo posibilidades

aunque segun lo que yo pienso del caso creo que es posible que el sentia algo por ti y era timido al no decirte nada y como tu no lo mirabas ni le hablabas el se ponia bravo contigo porque creia que tu debias decirle algo o corresponderle las miradas

seysager@hotmail.com

Me gusta

23 de mayo de 2011 a las 1:31

2 años y medio después....
Hola, gracias por haber contestado mi historia, aunque ya es algo antigua y al parecer ya ni cenizas quedaron.
Poco tiempo después de haber escrito las líneas iniciales de este post conocí a un muchacho que quería conmigo, pero yo no sentía nada por él más que el cariño de amigos. Y como la mayor tiempo estaba junto a mí, el profr le agarró rabia y lo demostraba mirándolo de manera hostil, y a mí aplicándome la Ley del Hielo.Luego aplicó la de "Hay que estar cerca de tus amigos, pero más cerca de tus enemigos" y "casualmente" se hizo amigo del muchacho...Lamentablemente ese chico perdió posteriormente el año por una operación que le practicaron, lo cual ocasionó que se atrasara con sus materias y que al final tuviese que dejar la escuela. Nunca volví a saber de él...

Por una convención magisterial, el Profr se fue a Chile por una semana y de regreso me trajo un separador de piel pintado a mano. Y en otra ocasión, regresando de sus vacaciones de verano a Portugal, me trajo unas postales muy bonitas. Nada fuera de lo común, pero por lo menos tuvo el detalle de traerme algo a mí también.

En una ocasión que estábamos a solas el Prof y yo, él me acarició el rostro, luego la barbilla, y al despedirnos nos dimos un beso rapidito y "por accidente". No sé si fue él, si fui yo...o cómo sucedio, pues apenas y lo sentimos. Y ninguno de los 2 volvió a mencionar eso jamás, como si no hubiese sucedido.


El año pasado tuvimos un altercado en el que dejamos (o más bien yo dejé) de dirigirle la palabra definitivamente. Él sólo se puso triste y me dijo: "Bueno....me dio mucho gusto conocerte. Fue muy lindo el tiempo que pasé contigo" y se fue.
Después de eso, notaba que cada que nos encontrábamos él me seguía con la mirada...como esperando que yo reaccionara. Incluso una vez iba a acercárseme para decirme algo, pero un directivo se acercó a saludarlo y el profr. ya no pudo decirme nada...
Otras veces que nos encontrábamos me saludaba muy seco: "¿Qué tal?Buenas tardes", como si nunca nos hubiésemos conocido. Meses después fue la entrega de diplomas de mi mejor amiga, allá en la Universidad en donde ambas estudiamos y yo la acompañé. Este Profesor siempre asiste a esa ceremonia a dar un discurso de despedida a los egresados, así que mi amiga y yo pensamos que sería la oportunidad perfecta de reconciliarnos.
En cuanto me vio llegar, él me siguió con la mirada, entre sorprendido y nervioso, luego me ubicó en mi butaca y desde su Mesa de Honor volteaba mucho a mirarme.
Al final de la ceremonia mi amiga y yo nos acercamos a él y el Sr. casi ni me hacía caso, evitaba mucho el mirarme. Hasta nos tomamos una foto los 3 juntos y él salió rodeado con su brazo a mi amiga y a mí apenas y me tocó.
Esa fue la última vez que estuve cerca de él...


Revivo esta charla porque sólo quiero reconocer que me enamoré de él desde que comencé a tratarlo mejor, y que ese sentimiento persiste hasta ahora. Y yo sé que lo más preferible sería estar con un chico de mi generación....y lo hice. Nos gustábamos muchísimo y entamblamos algo pero...no funcionó porque no desarrollamos un lazo real , ni sentíamos algo profundo...ni nada por el estilo.
Estoy muy triste porque estoy muy próxima a graduarme de la Universidad y mi profesor no estará en la entrega de diplomas de esta generación, pues le ofrecieron el cargo de director general de una instancia ajena al Colegio.Sé que nunca voy a enterarme de sus verdaderas intenciones hacia mí...Ni siquiera sé cómo hacer para irlo a visitar a su nueva instancia con el pretexto de enseñarle mi diploma..ni sé qué decirle. La verdad es que lo extraño demasiado y no había sentido esto más que por él.

Gracias otra vez

Me gusta

25 de julio de 2011 a las 4:05

Yo tengo 17 y el 57 =(
ami me pasa lo mismo =( acabo de ver tu historia es muy bonita y es intrigante ami me pasa lo mismo pero en mi caso el ya me dijo que me queria pero no se que hacer me da miedo ¡¡¡ y no se si creerle por que el aveces se conporta distante conmigo no se si es por miedo¡¡ se m queda viendo mucho pero tenemos que cuidar lo que hablamos y pues que no nos vean cuando el me abraza ¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Me gusta

25 de julio de 2011 a las 16:33
En respuesta a

Yo tengo 17 y el 57 =(
ami me pasa lo mismo =( acabo de ver tu historia es muy bonita y es intrigante ami me pasa lo mismo pero en mi caso el ya me dijo que me queria pero no se que hacer me da miedo ¡¡¡ y no se si creerle por que el aveces se conporta distante conmigo no se si es por miedo¡¡ se m queda viendo mucho pero tenemos que cuidar lo que hablamos y pues que no nos vean cuando el me abraza ¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Gracias
Me da gusto que alguien considere "bonita e intrigante" esta historia

En mi caso, él también me abrazaba a escondidas (precisamente para que no se malinterpretara o se hiciera un escádalo) y también se me comportó distante muchas veces. Tal vez sea su manera de protegerse a sí mismos y a nosotras, ya que su trabajo peligraría al romper el código de Ética que establece que los profesores no deben meterse con sus alumnos, principalmente en tu caso que aún eres menor de edad, algo más delicado.

Como continuación de esta historia, debo decir que sí fui a buscarlo al día siguiente en que escribí el último post sobre que me daban ganas de ir a verlo bajo el pretexto de mostrarle mi invitación a la Entrega de Diplomas.
En cuanto me vio, se quedó helado de la sorpresa y muy extrañado de verme, ya que no me esperaba. Me recibió muy amable y me invitó a tomar asiento. Se sintió muy emocionado de incluirlo en un momento clave de mi vida y muy contento porue ya no era "aquella chiquilla" que conoció "hace unos ayeres".

Conversamos de nuestras cosas y él me comentó que no estaba muy contento de estar dirigiendo aquella instancia y que extrañaba mucho dar clases, que estaba esperando el momento preciso para renunciar y volver a la escuela. Sin embargo, noté que mientras charlaba conmigo se frotaba el brazo con insistencia (cosa que hacía siempre cada que charlábamos solos) y que en ocasiones se remojaba los labios.

Al momento de irnos, bajamos juntos por el ascensor y nos echamos de nuevo una de esas miraditas que sólo nosotros conocemos y que ustedes ya saben, pero no pasó nada más que eso. Como yo estudiaba en el turno vespertino y estábamos en mi penúltima semana de clases, se ofreció a darme un ride a la escuela, y tampoco dentro del coche pasó nada, ni al momento de despedirnos, ni nada fuera de lo común.

Sobra decir que no pudo ir a la Entrega de Diplomas porque tenía una junta urgente ese día (y no se lo sacó de la manga: me enseñó el Memorándum con fecha y lugar de la reunión) pero me quedo tranquila ya que pude enmendar las cosas con él, aunque nunca sabré qué sucedía conmigo dentro de su mente ni en su corazón, y la idea de preguntarle directamente no cuadra con él, ya que es una criatura muy reservada y esquiva, así que esta historia la recordaré como una muy particular en los inicios de mi adultez.

Un fuerte abrazo

Me gusta

29 de julio de 2011 a las 20:32

Sí le gustas, pero...
Hola, sí le gustas. Está clarísimo. Pero es hombre inteligente y sabe que si tuviera una relación sentimental contigo, las posibilidades de fracaso son altas. Es mucha la diferencia de edad, y eso creo que le asusta más a él que a ti.

Es típico comer con la mirada a alguien que te gusta y cuando hablas con él, lo evitas o eres un poco seco. Más que nada por vergüenza, timidez o miedo de que se note el sentimiento. A mí me pasa. Y luego te sientes bastante ... a, porque te comportas raro con el objeto de tu amor.

Pienso que no deberías perder el contacto con él. Porque quizá no fructifique el amor entre vosotros, pero tenéis una conexión y creo que deberías fomentar una bonita relación de amistad y confianza entre vosotros. Es bueno tener personas que te quieren (de forma sana) en la vida. Dile que no quieres perder jamás el contacto con él, que le quieres en tu vida y que aprecias muchísimo la suerte que habéis tenido de conoceros y teneros en la vida.

Un saludo.

Me gusta

29 de julio de 2011 a las 21:07
En respuesta a

Sí le gustas, pero...
Hola, sí le gustas. Está clarísimo. Pero es hombre inteligente y sabe que si tuviera una relación sentimental contigo, las posibilidades de fracaso son altas. Es mucha la diferencia de edad, y eso creo que le asusta más a él que a ti.

Es típico comer con la mirada a alguien que te gusta y cuando hablas con él, lo evitas o eres un poco seco. Más que nada por vergüenza, timidez o miedo de que se note el sentimiento. A mí me pasa. Y luego te sientes bastante ... a, porque te comportas raro con el objeto de tu amor.

Pienso que no deberías perder el contacto con él. Porque quizá no fructifique el amor entre vosotros, pero tenéis una conexión y creo que deberías fomentar una bonita relación de amistad y confianza entre vosotros. Es bueno tener personas que te quieren (de forma sana) en la vida. Dile que no quieres perder jamás el contacto con él, que le quieres en tu vida y que aprecias muchísimo la suerte que habéis tenido de conoceros y teneros en la vida.

Un saludo.

Hola
Es lo mismo que me decían mi mejor amiga y mi mejor amigo, ambos íntimos confidentes: que yo le gustaba, que le asustaba demasiado la diferencia, que él se moría por estar conmigo pero por la edad, el qúe diran y demás se lo pensaba mucho....etc

Mi amiga me dice que yo le marqué a él tanto la vida que desde el momento en que nos distanciamos, no se atrevió nunca más a intimar con algún(a) alumno(a), es decir, permitir que se le acercara y compartieran cosas de su vida juntos, que existiera confianza mutua, etc.Y que desde entonces se ha vuelto más retraído y reservado de lo que ya era...en fin, toda una telenovela


Claro que es inteligente; de hecho es muy inteligente y eso fue lo que más me atrajo de él, además de su buen trato, de su voz varonil, de su estatura y varias cosas más.


Y sí se lo dije, justo para según yo evitar el distanciamiento: que él era la persona más importante en mi vida, que lo quería mucho...y para mi sorpresa, quedó tan en shock que se sonrojó y quedó mudo...y una vez que volvió en sí, se despidió como si no hubiera pasado nada.
Y cuando fui a verlo por última vez le dije que gracias a él había logrado terminar mis estudios, que él siempre fue un gran mentor y guía para mí y que le agradecía todo su apoyo. Él sólo sonrió y me dijo que gracias a mi por la confianza


De hecho pienso que no voy a perder el contacto con él: estoy a punto de realizar mi servicio en la instancia de donde es el jefe



Por lo pronto voy a verlo diario por 6 meses más....o hasta el día en que él deje la instancia.


Gracias por tu opinión
Saludos

Me gusta

25 de agosto de 2011 a las 7:36

Y después del colegio ...
¿Saben? Íngenuamente creí que tener al objeto de mi afecto como jefe no sería muy distinto, sobre todo porque ya tenemos unos años de conocernos.
Pero por supuesto, qué equivocada estaba

Obviamente no es lo mismo ser un elemento distinguido de la plantilla docente a llevar las riendas de una instancia. Y ahí, por razones obvias, he pasado a ser una más de su plantilla. En público soy una más de uno de los varios departamentos y he aprendido a respetar eso, aunque el corazón se me sale del pecho cada que lo veo pasar, a pesar de que muchas veces pasa junto a mi sin voltear a mirarme.

Pero a solas, en su oficina, vuelve a ser el mismo hombre simpático y cariñoso de siempre, el que conocí hace varios años. Está muy pendiente de mis tareas en el departamento que se me ha asignado, así como de mis horas de llegada y de salida (aunque eso lo hace con todos, por supuesto, lo de estar al pendiente)
Y recientemente habló de aquello que nos separó. Dijo que sólo lo había hecho como una mala broma para hacerme enojar Y vaya que lo logró...Sólo que nunca se imaginó que le iba a salir el tiro por la culata y que eso iba a hacerme mucho daño.

Tal vez nunca sepa si era verdad que nos atraíamos o no....quizá tenga otros 6 meses más para averiguarlo, y después de eso no sé qué será de nosotros, si aún podré volverlo a ver, si me olvidará al paso de los años o algo así. Pero yo aún mantengo vivo el sentimiento que floreció, aunque él ya no me dé muestras de que pueda sentir lo mismo o algo parecido. Por supuesto que también estoy consciente de que en estos momentos se encuetra guardando las distancias, pues tiene una imagen aún más profesional qué cuidar. Sigo con la misma confusión de aquellos días en los que empecé a pensar que el hombre podía sentir algo por mí, y tal vez mi duda nunca sea resuelta.


Muchas gracias a todos

Me gusta

Ultimas conversaciones
ISDIN Si-Nails

ISDIN Si-Nails

Compartir
No te pierdas ni uno solo de nuestros tableros en Pinterest
pinterest