Foro / Pareja

Como pasar pagina

Última respuesta: 28 de agosto de 2014 a las 13:06
A
arine_6148427
27/8/14 a las :13

Vereis. Mi hasta hace un par de meses yo estube con mi pareja y cortamos. Nos peleamos primero yo luego el y quise vilver con el, y me dijo que no. Pero mi problema es que el ha sido mi apoyo siempre. Antes de ser novios fue mi mejor amigo y me ayudo en todo. Por desgracia he pasado por dos grandes perdidas en mi vida y el fue el unico que estubo ahi. Quisiera volver con el pero ya que el no quiere, al menos ser amigos, pero tampoco. Por eso no se que hacer..

Ver también

I
ivett_9007603
27/8/14 a las 6:13

El ella cambialo a el
Nos sentimos muy mal. Es
importantísimo trazar un plan de acción, porque dado que la vida
sigue, acción va a haber. Y para que esta acción sea positiva, tiene
que estar planeada. Y para trazar ese plan de acción tenemos que
tener en cuenta nuestro objetivo.
¿Y cuál es ese objetivo?
Lo primero que nos va a venir a la mente es: Volver a estar con
ella, pero en realidad ese no es un fin sino un medio. ¿Un medio
para qué? Para sentirnos bien. O sea que en realidad el objetivo final
es Sentirnos bien.
Claro que por ahora el único medio que vemos potable para
sentirnos bien es que ella regrese a nuestro lado. Pero si abrimos
nuestra mente y somos objetivos, vamos a darnos cuenta de que en
realidad hay otras maneras de sentirnos bien.
Una de estas maneras es perder la memoria. Si no nos acordamos
de ella no vamos a sufrir.
Claro, eso no va a pasar, pero el ejemplo es válido para que
empecemos a reconocer que sí hay otras maneras.
Otra forma sería conocer otra mujer y enamorarnos tan
rápidamente de ella que dejemos de sufrir instantáneamente por la
anterior.
Claro ustedes piensan que eso tampoco puede pasar. Eso es tan
imposible como perder la memoria.
Error. Sí puede pasar.
Es difícil. Sí, lo es. Pero no imposible.
Si yo hoy les dijera que si firman tal papel mañana van a conocer
otra mujer de la cual se van a enamorar, se van a poner de novios,
van a tener una vida juntos llena de felicidad, compañerismo y
excelente sexo, ustedes, ¿firmarían o dirían que no y seguirían tristes
esperando el regreso de la otra?
¡¡¡Ahá!!!
Entonces les gustaría que eso pase.
Bueno, pasar puede pasar. El problema es que en esas
circunstancias uno no está receptivo como para que eso suceda.
Entonces es posible que esta nueva mujer les esté pasando al lado y
ni siquiera se den cuenta.


Daniel estuvo de novio cinco años con Adriana. Tuvieron algunas
rupturas en el medio, pero siempre volvían. Daniel estaba más
muerto que Tutan Kamón y no concebía la vida lejos de ella.
Resulta que Adriana un día descubre su vocación.
-Quiero ser modelo le dijo un buen día a Daniel.
-Modelo las pelotas respondió Daniel, con la esperanza de que
sea un berretín pasajero de su novia y todo quedara en la nada.
Porque si algo no estaba dispuesto a tolerar Daniel era que Adriana,
su novia y futura esposa y madre de sus hijos, fuera modelo.
Adriana se empecinó con lo del modelaje apoyada por su familia y
amigas. Al cabo de unos meses de tira y afloje, Daniel planteó
seriamente no querer seguir adelante con la relación si ella persistía
con su plan de ser una modelo famosa.
Qué jugada maestra, pensó Daniel, dado que Adriana lo amaba
tanto que jamás tomaría una decisión que implicara perderlo.
Ay Dany Dany
Adriana lo dejó sin ni siquiera derramar una lágrima. Se
despidieron por última vez en la puerta de su casa. Adriana vivía
frente a una plaza. Ellos tenían como costumbre que cuando él se iba
de la casa de su novia, ella se quedaba mirándolo detrás del vidrio de
la entrada de su edificio, y cuando él iba más o menos por la mitad
de la plaza, se daba vuelta y se volvían a saludar con la mano. Recién
después ella subía a su departamento. Hicieron esto durante los cinco
años que estuvieron de novios. Esa sería la última vez que cruzando
esa plaza, Daniel giraría para saludar a Adriana.
El dolor que sentía era casi insoportable. Y digo casi, porque
insoportable del todo fue cuando al llegar a la mitad de la plaza, se
dio vuelta y Adriana estaba muerta de risa charlando con una vecina
sin prestarle a él ningún tipo de atención. Se quedó con su mano
levantada y quieta y con la mirada perdida sin poder creer lo que
estaba pasando.
¿Podía él tener tan poca importancia para ella en ese momento?
Quince días después, su amigo Claudio le contó que estaba de
novio y que su nueva novia tenía dos amigas que podía presentarle.
-Te agradezco, pero no estoy de humor. dijo Daniel aún
destruido por haber perdido hacía tan poco tiempo a su novia de
cinco años.
-Dale boludo, mirá que están una mejor que la otra. Una es una
morocha de ojos verdes que te juro que la vez y te morís.
-¿Cómo se llama?
-Adriana.
-¿Por qué no te vas a la mierda?
-Y qué querés boludo si se llama Adriana. Pero es un bombón.
-No no si salgo con una Adriana, me pongo a llorar. ¿Y la otra?
-La otra es una rubia de ojos celestes que es un infierno. -¿Rubia?
-Sí, sí, rubia.
-Pero ¿rubia rubia?
-¡Sí Nabo! ¡Le mirás el pelo y es amarillo!
-¿Y de lomo?
-Una bestia.
-¿Buenas tetas?
-Impresionantes.
Eso motivó a Daniel un poco más, dado que esa parte del cuerpo
femenino era su pasión y su ex novia, si bien él la quería mucho, no
llegaba a las medidas anheladas. Fue así como el viernes siguiente
salieron los cuatro.
Fue instantáneo. Fue conocerse y enamorarse. Había
desaparecido todo el dolor por la mujer que Daniel había perdido.
Sólo quedaba tal vez la bronca por tirar cinco años a la basura por la
estupidez de querer ser modelo. Ella lo había lastimado. Y cuando él
se alejaba casi llorando ella reía con la vecina. Y en quince días no
llamó por teléfono ni siquiera para recuperar alguna boludez que
tenía en la casa de Daniel.
Y Daniel se puso de novio con Carolina, la rubia infernal. Se sentía
fenómeno y es más, al tener la mente más despejada pudo darse
cuenta cuán para el culo estuvo con Adriana en más de una
oportunidad, y él, por estar ciegamente enamorado, había hecho la
vista gorda.
El regreso de Adriana se demoró un mes.
Porque como vimos anteriormente, cuando uno desaparece, ellas
vuelven. Si nos quieren, siempre vuelven.
Y Daniel, dado que estaba muy de novio con Carolina, estaba más
desaparecido que el Ital-Park. Ella, al no tener noticias por tanto
tiempo, porque seguramente esperaba tenerlo al mes llorando,
rogándole y pidiéndole perdón para volver a darle salida, se dio
cuenta cuanto lo quería y cuanto lo necesitaba. Pero bueno, como
dijimos al principio, el objetivo no es que ellas vuelvan sino sentirnos
bien.
Y Daniel ya se sentía muy bien.
Se sentía muy bien sin Adriana.
Se sentía muy bien con Carolina.
El objetivo era sentirse bien. Dejar de sentir ese nudo en el
pecho. Y estaba cumplido.
Adriana nunca más. Y la vida continuó sin dolor.



Esto también te puede pasar a vos. Ahora creés que sería
imposible, pero Daniel también lo creía así.
Abrí tu mente. No te cierres. No te obstines en que la única
solución es recuperarla.
No es así.

Me gusta

A
an0N_805382999z
27/8/14 a las 17:26

Pues
ya puedes ir buscandote otro apoyo, este se ha gastado. Si el voluntariamente ya no quiere serlo, ni siquiera tu amigo, que lo vas a obligar??

Pasa pagina, el mundo esta lleno de gente con la que puedes congeniar si tu no te cierras en una sola.

Me gusta

A
arine_6148427
28/8/14 a las 13:00
En respuesta a an0N_805382999z

Pues
ya puedes ir buscandote otro apoyo, este se ha gastado. Si el voluntariamente ya no quiere serlo, ni siquiera tu amigo, que lo vas a obligar??

Pasa pagina, el mundo esta lleno de gente con la que puedes congeniar si tu no te cierras en una sola.

Pues si
Claro que no lo voy a obligar. Ahora solo tengo que dejar que el tiempo pase y wncontrar a otro que me quiera. Muchas gracias

Me gusta

¿No puedes encontrar la respuesta?

A
arine_6148427
28/8/14 a las 13:01

Estoy de acuerdo
Estoy de acuerdo con lo que has dicho pero a que te refieres respecto a que no lo conozco? Lo conozco y muy bien.

Me gusta

A
arine_6148427
28/8/14 a las 13:03
En respuesta a ivett_9007603

El ella cambialo a el
Nos sentimos muy mal. Es
importantísimo trazar un plan de acción, porque dado que la vida
sigue, acción va a haber. Y para que esta acción sea positiva, tiene
que estar planeada. Y para trazar ese plan de acción tenemos que
tener en cuenta nuestro objetivo.
¿Y cuál es ese objetivo?
Lo primero que nos va a venir a la mente es: Volver a estar con
ella, pero en realidad ese no es un fin sino un medio. ¿Un medio
para qué? Para sentirnos bien. O sea que en realidad el objetivo final
es Sentirnos bien.
Claro que por ahora el único medio que vemos potable para
sentirnos bien es que ella regrese a nuestro lado. Pero si abrimos
nuestra mente y somos objetivos, vamos a darnos cuenta de que en
realidad hay otras maneras de sentirnos bien.
Una de estas maneras es perder la memoria. Si no nos acordamos
de ella no vamos a sufrir.
Claro, eso no va a pasar, pero el ejemplo es válido para que
empecemos a reconocer que sí hay otras maneras.
Otra forma sería conocer otra mujer y enamorarnos tan
rápidamente de ella que dejemos de sufrir instantáneamente por la
anterior.
Claro ustedes piensan que eso tampoco puede pasar. Eso es tan
imposible como perder la memoria.
Error. Sí puede pasar.
Es difícil. Sí, lo es. Pero no imposible.
Si yo hoy les dijera que si firman tal papel mañana van a conocer
otra mujer de la cual se van a enamorar, se van a poner de novios,
van a tener una vida juntos llena de felicidad, compañerismo y
excelente sexo, ustedes, ¿firmarían o dirían que no y seguirían tristes
esperando el regreso de la otra?
¡¡¡Ahá!!!
Entonces les gustaría que eso pase.
Bueno, pasar puede pasar. El problema es que en esas
circunstancias uno no está receptivo como para que eso suceda.
Entonces es posible que esta nueva mujer les esté pasando al lado y
ni siquiera se den cuenta.


Daniel estuvo de novio cinco años con Adriana. Tuvieron algunas
rupturas en el medio, pero siempre volvían. Daniel estaba más
muerto que Tutan Kamón y no concebía la vida lejos de ella.
Resulta que Adriana un día descubre su vocación.
-Quiero ser modelo le dijo un buen día a Daniel.
-Modelo las pelotas respondió Daniel, con la esperanza de que
sea un berretín pasajero de su novia y todo quedara en la nada.
Porque si algo no estaba dispuesto a tolerar Daniel era que Adriana,
su novia y futura esposa y madre de sus hijos, fuera modelo.
Adriana se empecinó con lo del modelaje apoyada por su familia y
amigas. Al cabo de unos meses de tira y afloje, Daniel planteó
seriamente no querer seguir adelante con la relación si ella persistía
con su plan de ser una modelo famosa.
Qué jugada maestra, pensó Daniel, dado que Adriana lo amaba
tanto que jamás tomaría una decisión que implicara perderlo.
Ay Dany Dany
Adriana lo dejó sin ni siquiera derramar una lágrima. Se
despidieron por última vez en la puerta de su casa. Adriana vivía
frente a una plaza. Ellos tenían como costumbre que cuando él se iba
de la casa de su novia, ella se quedaba mirándolo detrás del vidrio de
la entrada de su edificio, y cuando él iba más o menos por la mitad
de la plaza, se daba vuelta y se volvían a saludar con la mano. Recién
después ella subía a su departamento. Hicieron esto durante los cinco
años que estuvieron de novios. Esa sería la última vez que cruzando
esa plaza, Daniel giraría para saludar a Adriana.
El dolor que sentía era casi insoportable. Y digo casi, porque
insoportable del todo fue cuando al llegar a la mitad de la plaza, se
dio vuelta y Adriana estaba muerta de risa charlando con una vecina
sin prestarle a él ningún tipo de atención. Se quedó con su mano
levantada y quieta y con la mirada perdida sin poder creer lo que
estaba pasando.
¿Podía él tener tan poca importancia para ella en ese momento?
Quince días después, su amigo Claudio le contó que estaba de
novio y que su nueva novia tenía dos amigas que podía presentarle.
-Te agradezco, pero no estoy de humor. dijo Daniel aún
destruido por haber perdido hacía tan poco tiempo a su novia de
cinco años.
-Dale boludo, mirá que están una mejor que la otra. Una es una
morocha de ojos verdes que te juro que la vez y te morís.
-¿Cómo se llama?
-Adriana.
-¿Por qué no te vas a la mierda?
-Y qué querés boludo si se llama Adriana. Pero es un bombón.
-No no si salgo con una Adriana, me pongo a llorar. ¿Y la otra?
-La otra es una rubia de ojos celestes que es un infierno. -¿Rubia?
-Sí, sí, rubia.
-Pero ¿rubia rubia?
-¡Sí Nabo! ¡Le mirás el pelo y es amarillo!
-¿Y de lomo?
-Una bestia.
-¿Buenas tetas?
-Impresionantes.
Eso motivó a Daniel un poco más, dado que esa parte del cuerpo
femenino era su pasión y su ex novia, si bien él la quería mucho, no
llegaba a las medidas anheladas. Fue así como el viernes siguiente
salieron los cuatro.
Fue instantáneo. Fue conocerse y enamorarse. Había
desaparecido todo el dolor por la mujer que Daniel había perdido.
Sólo quedaba tal vez la bronca por tirar cinco años a la basura por la
estupidez de querer ser modelo. Ella lo había lastimado. Y cuando él
se alejaba casi llorando ella reía con la vecina. Y en quince días no
llamó por teléfono ni siquiera para recuperar alguna boludez que
tenía en la casa de Daniel.
Y Daniel se puso de novio con Carolina, la rubia infernal. Se sentía
fenómeno y es más, al tener la mente más despejada pudo darse
cuenta cuán para el culo estuvo con Adriana en más de una
oportunidad, y él, por estar ciegamente enamorado, había hecho la
vista gorda.
El regreso de Adriana se demoró un mes.
Porque como vimos anteriormente, cuando uno desaparece, ellas
vuelven. Si nos quieren, siempre vuelven.
Y Daniel, dado que estaba muy de novio con Carolina, estaba más
desaparecido que el Ital-Park. Ella, al no tener noticias por tanto
tiempo, porque seguramente esperaba tenerlo al mes llorando,
rogándole y pidiéndole perdón para volver a darle salida, se dio
cuenta cuanto lo quería y cuanto lo necesitaba. Pero bueno, como
dijimos al principio, el objetivo no es que ellas vuelvan sino sentirnos
bien.
Y Daniel ya se sentía muy bien.
Se sentía muy bien sin Adriana.
Se sentía muy bien con Carolina.
El objetivo era sentirse bien. Dejar de sentir ese nudo en el
pecho. Y estaba cumplido.
Adriana nunca más. Y la vida continuó sin dolor.



Esto también te puede pasar a vos. Ahora creés que sería
imposible, pero Daniel también lo creía así.
Abrí tu mente. No te cierres. No te obstines en que la única
solución es recuperarla.
No es así.

Me has ayudado mucho
Muchas gracias, me has ayudado mucho. Voy a darle tiempo al tiempo y no negarme ante nadie, todo el mundo necesita una oportunidad.

Me gusta

A
arine_6148427
28/8/14 a las 13:06

Gracias
El truco esta en quererte mas.. he estado leyendo por internet y lo estoy consiguiendo lentamemte pero poco a poco. Me estoy queriendo mas, el no me merece. Y ahora puedo decir q soy una mujer luchadora. Gracias por tu apoyo.

Me gusta

#instapic #picoftheday #Fashion #Beauty #Fitness #Deco
instagram
ISDIN Si-Nails

ISDIN Si-Nails

Compartir