Foro / Pareja

Quizá sólo somos un par de enfermos...

Última respuesta: 11 de mayo de 2011 a las 7:46
I
ionita_9700294
11/5/11 a las 7:10

Hola, qué tal, es la primera vez que escribo en un foro como este, me siento algo rara pero considero que tengo un problema que cada vez crece más y no sé a quién contárselo... Espero me puedan ayudar y aconsejar..

Pero para que pueda explicarme mejor en dicho problema, tendría que hablar un poquito de mí, y un poquito de él, mi pareja.

Yo me considero una persona demasiado reservada. Vaya, ni siquiera tengo amigos (¡muchísimo menos amigas!), soy casi asocial, seria, poco expresiva, con falta de confianza y casi siempre ando melancólica, o con problemas de depresión. Tengo varios trastornos de la personalidad, y hace años me diagnosticaron bipolaridad. Tuve un novio que era todo lo contrario a mí, así que la relación terminó bastante mal y me hizo sufrir mucho, desde ahí me volví demasiado posesiva y celosa.

Mi actual novio, desde que lo conocí, coincidimos como pan con mantequilla. Hasta la fecha considero que es algo así como la versión de mí en masculino, y hasta parece que me adivina los pensamientos, somos muy parecidos.

Él también es bastante reservado, pero a diferencia de mí tiene un carácter bastante fuerte, dominante, sabe cómo estar en sociedad, tiene algunos amigos íntimos y... algunas amigas.

Desde el principio de la relación todo ha sido algo frío y con muchísimas peleas. Él siempre se enojaba de cualquier cosa que hiciera, los celos le corroían si apenas alguien me saludaba y de este modo le fui ocultando muchas cosas, y por supuesto que no le armaba ningún drama. Me fui volviendo más solitaria de lo que ya de por sí soy.

Luego cambió todo. A los dos años de tener una relación, me puso el cuerno con una de sus compañeras. No tuvo relaciones sexuales con ella, pero casi estuvo a punto. Me lo confesó año y medio después, y a partir de ahí se mostró más cordial, más atento, amable, ya ni se enojaba de nada conmigo, me daba incluso más libertad de hacer lo mío.

Pero ahora la rabiosa soy yo. A pesar de que cambió para bien, cada que comete una falla, por insignificante que sea, me hierve la sangre de ira. Siempre estoy pensando que volverá a engañarme, que no debería de estar con él, pero lo sigo estando, no lo he podido terminar ¿porqué? No tengo idea. A él también lo veo enfadado de esta relación tan enfermiza, está harto de mis celos y de mi desconfianza, pero tampoco quiere dejarme, y tampoco está dispuesto a dejar de amarme.

No sé qué hacer para que la relación funcione. Creo que el verdadero problema somos nosotros, y que tenemos problemas de tipo psicológico, ya que ninguno de los dos ha vivido una vida normal y feliz como cualquier persona.

No quiero que se vaya, pero a veces pienso en que sería lo mejor...
Y él no me dejaría ir, aunque sí ah pensado en terminarlo todo, pero tampoco puede, pues eso le destrozaría...

Disculpen si me he alargado escribiendo pero de pronto me entraron unas ganas de desahogarme, y de dar a conocer el problema lo mejor posible.

Gracias por sus comentarios.

Ver también

I
ivie_9413256
11/5/11 a las 7:46

idem
A mi me pasó igual y sigo en la misma... más que nada en la relación, seguimos pero de puertas adentro, de ahí nadie sabe que seguimos... el me cela y yo igual, no hay del todo confianza pero no nos dejamos. Yo creo que tiene que haber un límite, yo busco madurar, no solo entender la situación sino comprenderla. Mi límite alto es recibirme... cuidarme de no tener hijos... Siento que lo amo, pero no confio mucho en él. él me engañó cuándo yo más enamorada estaba de él, te juro sentí que me moría, nunca me había enamorado antes y cuando sucedió me traicionó... seguimos con la relación y él estaba y no estaba conmigo, hasta que al año yo cometí un error, y sin querer... un amigo de él me tenía ganas ... se confundío y me confundió, en esos momentos yo lo había dejado pero lo amaba... y le acepté un beso a éste amigo... luego le dije que era imposible y éste fué a contarle eso y miles de mentiras más ... yo encima me sentía culpable y desde ahí la mala de la película soy yo... y yo me dejé culpar y volví a su lado y hasta ahora estamos sin estarlo... Por eso te digo que creo que es cuestión de comprensión... de pesarlo todo en la balanza y saber dónde encontraremos la felicidad... padecerlo todo ¿Para qué? ¿Hasta cuándo? depende de nosotras...

Me gusta

¿No puedes encontrar la respuesta?

Videos, noticias, concursos y ¡muchas sorpresas!
facebook
ISDIN Si-Nails

ISDIN Si-Nails

Compartir