Foro / Pareja

MUY HOT: Jugando con un tercero

Última respuesta: 30 de agosto de 2019 a las 17:34
julycaso
julycaso
6/2/19 a las 1:52

Me llamo J, tengo 44 años y llevo 14 años casada
Mi matrimonio es feliz, amo a mi esposo.   Tengo una buena vida.  En ocasiones para hacer menos rutinaria nuestra vida hemos recurrido a juguetes sexuales.
Hace unos meses, tuvimos un fin de semana que fue diferente a cualquier experiencia que hayamos tenido. Por primera vez salimos solos de viaje y tuvimos una nueva experiencia por la noche de nuestro primer día fuera.  Jugamos con un tercero.
 
Salimos bailar y de repente mi esposo me dió un regalo por debajo de la mesa.  Era una tanga con unos placenteros adornos, con la entrepierna abierta y justo en medio una tira de perlas.   Fui al baño del antro, me quité mi pantaleta y me puse la tanguita mientras seguíamos viendo a la gente bailar.  Transcurrió un rato, y cada vez que yo me movía sentía placer, pues las perlas rozaban mi sexo.
Así continuamos hasta llegar al hotel, ya entrada la madrugada.  Supongo que eran como las 3:00 a.m.   Ahí tenía una sorpresa más.
Tomamos un poco de vino (no me gusta emborracharme, ni perder consciencia) y de pronto mi esposo salió de la habitación a conseguir algo. No recuerdo bien si fue un poco de hielo o algo así, mientras yo me quedé en el hotel.  Ahí empezaron a llegar mensajes de un hombre que mi esposo contactó. Era un masajista. Mientras recibía sus mensajes poco a poco sentí calor en mi cuerpo y una emoción diferente.  Cada vez me mojaba más entre leer, esperar y rozarme con mis perlas.  Los mensajes decían cómo era quién me escribía.  No tardó mucho en enviarme una foto.  Era un hombre de color, con cuerpo obviamente formado tras varias horas de gimnasio.  Se veía un torso musculoso.
En ese momento ya me sentía muy caliente. Después me siguió escribiendo dándome indicaciones.  Una de ellas fue que le enviara una foto de lo que tenía puesto.  Me acosté, tomé la foto de mi tanga mostrando la zona de las perlas y se la envié.
A continuación recibí una llamada.  La voz sonaba gruesa, viril, con un acento raro y lo que más me excitó es que ese extraño se escuchaba agitado diciéndome lo mucho que le gustaba mi cuerpo.  Me pidió que me parara desnuda, portando sólo mi tanga frente a la ventana y lo hice, deseosa de que esa persona me estuviera viendo en algún rincón del área trasera del hotel, que estaba muy oscura…
Me regresé a la cama, pues tampoco quería que otra persona que no participara del juego pudiera verme.
 
Después, ya que estaba muy caliente me pidió que me acostara boca abajo, atravesada en la cama, viendo hacia la ventana y con solo la tanga puesta.  Me acosté con mis pies apuntando a la puerta de la habitación y viendo hacia la ventana, llena de ansiedad, pues no sabía creer si era real o sólo un juego.   Ante esta incertidumbre y con un pudor que se derrumbaba a cada momento como castillo de arena, me puse una toalla sólo por encima, cubriendo mi trasero y parte de mi espalda.
 
No pasaron muchos minutos, cuando escuché que alguien deslizaba la tarjeta de acceso a la habitación.  Estaba perdida.  Oí cómo entró lentamente, sentí sus pasos acercarse a la cama, olí un perfume distinto al de mi esposo y en ese momento sin haber sido tocada tuve un orgasmo, pues era ya mucha la expectación.
 
Empezó poco a poco a masajearme, y al saber que unas manos distintas de las de mi esposo me tocaban, sentía como descargas eléctricas y ya otra vez estaba excitada.  Jaló lentamente hacia él la toalla, dejando mi cuerpo casi desnudo en su totalidad, con mi sexo cubierto por una tanga diminuta y abierta por el lado de mi sexo, que ya no era una barrera sino algo que me permitía mayor placer y que un dedo o un pene en erección podrían franquear con facilidad.  Mis mejillas se encendieron y mi cuerpo ardía lleno de deseos.  Deslizó sus grandes manos suavemente en mi espalda (soy de talla pequeña, mido 1.54 y peso poco menos de 50 kg), pasó por mi piernas, caderas, muslos, pies, y así jugó con mis ansiedades hasta que llegó a mis nalgas, con lo que me tenía ya a su merced, pues aunque muy en mi interior yo quería detenerlo, mi deseo fue superior al recato y en lugar de impedirle con mis manos que las tocara, lo que mi cuerpo hizo fue moverlas hacia arriba para facilitárselo y él no desaprovechó la ayuda y me estrujó las nalgas con firmeza, logrando en ocasiones rozar mi vagina completamente mojada… Ahora me vendó los ojos.  No pude verlo en ningún momento, ni me importaba ya nada.
Me siguió acariciando tal vez un par de minutos. Tenía perdida la noción del tiempo.
Después me acomodó en la cama, recostada en algunas almohadas e innecesariamente retiró la tanga.  Digo innecesariamente porque la tanga como ya expliqué, estaba abierta y exponía mi sexo a su merced. Acarició suavemente mis senos, mi vientre y otra vez tocó mi sexo, pero él ya estaba perdiendo la paciencia, lo sentía desesperado. Pronto se hizo hacia atrás, tomó mis tobillos y los empujó hacia delante, obligándome con ese movimiento a separar bastante las piernas.
Tardó unos segundos en prepararse, supongo desnudándose.
Y pronto ya estaba ahí, acercando su pene erecto hacia mi sexo. Aún al último momento pensé que todo era un juego y que podría ser mi esposo, pero cuando empezó a penetrarme toda duda se disipó.  Supe que no era mi esposo porque sentí un miembro de un calibre distinto al que estoy acostumbrada.. Este era más grueso, al grado de que no podía entrar con facilidad.  Se movió hacia atrás lentamente. Otra vez hacia delante. Apreté los dientes y me aferré de sus bíceps. Lo fue metiendo poco a poco, lentamente, pero ya sin perder terreno. Todo el tiempo fue hacia delante esta vez y el recorrido no era corto.
De pronto ya sentí su pelvis unida a la mía, y se mantuvo así por unos momentos, como para permitir que mi vagina lo reconociera completo y se acostumbrara a su tamaño. 
De pronto empezó el movimiento de entrar y salir, una y otra vez.  Pensé en algunos momentos en mi esposo, pero aún así seguí.
Él me embestía rápido, fuerte, como desesperado.   Y también sentí cómo se excitaba cada vez más por su respiración agitada.   Escuché de pronto un ruido en la cama de junto (nos asignaron una habitación con dos camas).  Ahora entendí que mi esposo estaba viendo, pero ya no me importó.  Aún así seguí entregándole mi cuerpo desnudo a ese extraño porque sé que mi esposo estaba viendo y varias veces mientras hacíamos el amor me decía cosas al oído como que imaginaba que sería muy excitante verme con otro y eso me calentaba al momento.  Así que supuse que también estaba muy excitado.
Me vine una vez más, pero de pronto oí decir a mi esposo "ya vete" o algo así y entonces este masajista que probó mi cuerpo y me dió tanto placer se detuvo muy a su pesar y se retiró en silencio.
 
Ahora sentí el cuerpo desnudo de mi esposo, muy conocido para mí y sentí que otra vez me mojaba.  Estaba muy excitado, fuera de sí y lo hicimos de un modo muy apasionado.  Tuvo un orgasmo muy abundante dentro de mí.
 
Esta fue una experiencia diferente, 100% verídica y a partir de esto quiero gozar más , experimentar más y tener juguetes distintos.   Me gustó mucho usar una prenda diferente, fue como un juguete nuevo, pero la presencia del tercero hizo todo completamente distinto.  Gocé a morir.
 
Nuestro matrimonio actualmente está fortalecido, mi esposo volvió de ese viaje tratándome como una reina y el ambiente entre ambos no se puso raro ni nos ha afectado.  Gozamos cada vez que tenemos sexo recordando lo que pasó.

Ver también

julycaso
julycaso
7/2/19 a las 19:50

Un vistazo rápido al foro con Google hace ver que te especializas iniciando comentarios con frases tales como:
Ese artículo no sirva para nada...
Menuda tontería...
Menudo bodrio...

Todos con un tono de pretender aleccionar.
Igualmente veo que varios usuarios han sido abiertos en entender el uso de los foros como un desahogo, incluso con la mera intención de compartir una experiencia, y se dirigen hacia los que juzgan sin saber y opinan sin tener experiencia directa.
Entiendo tu comentario desde la perspectiva de alguien con ese afán de conflicto constante.  Obviamente no lo comparto y mucho menos me desgarraré las vestiduras por volverte a responder.
Juzgas una experiencia real como si fuera un relato.  Sería interesante, ya que se te da el juicio, leer una experiencia tuya o en el peor de los casos, un relato tuyo que a todos excite y que todos aplaudan.
Sería sorprendente leer una respuesta no agresiva, sino cordial de tu parte.  Me alegraría por el mundo alrededor tuyo 
Paz para ti!

6 -Me gusta

julycaso
julycaso
7/2/19 a las 20:02

Vaya! Otro usuario de alegre ir y venir en este foro, juzgando todo lo que puede.  Con similar alegría te han dado varios revirones por no leer bien y opinar a la ligera.  ¿Qué se puede esperar de alguien que critica una experiencia real contra un relato ficticio con decenas de errores sintácticos y su manera de referirse a su héroe literario es "Escrito por el gran escitor SHADOW"?
Igualmente, me reservo el volverte a responder para aprovechar mejor mi tiempo, a no ser que venga un mejor comentario.
Saludos!

5 -Me gusta

julycaso
julycaso
11/2/19 a las 18:27

...Y una mala elección de un relato ficticio, que nada que ver con la realidad que yo viví. Saludos.

Me gusta

¿No puedes encontrar la respuesta?

julycaso
julycaso
12/4/19 a las 4:39

Y bueno, resulta que no se ha repetido recientemente, pero me ha dicho que haremos un viaje en unos 4 meses...  Gran expectación!

Me gusta

julycaso
julycaso
26/6/19 a las 4:19

Hola, Daniela.  La experiencia fue 100% verídica y muy rica, como bien dices.  Saludos

Me gusta

julycaso
julycaso
30/8/19 a las 17:34

Hola.  Pronto repetiré esta experiencia.  Hay viaje en puerta...

Me gusta

No te pierdas ni uno solo de nuestros tableros en Pinterest
pinterest
ISDIN Si-Nails

ISDIN Si-Nails

Compartir