Foro / Pareja / Relatos eróticos

Mi primer trió delicioso.... 2da parte

21 de marzo de 2012 a las 5:18

Bueno continuando con el relato de mi experiencia sexual de un trio delicioso.
Me quede en la parte en la que Cristina y yo le estábamos dando un rico sexo oral a Melissa cuando la coloque de lado, debo decir que pasamos así un buen rato deleitándonos con el culito maravilloso de Melissa que tenía la misma edad de mi Cris, yo metía dos dedos uno en cada agujerito y sentía como el ano de Melissa me apretaba el dedo y le agregaba un poco de mi saliva para que lubrique, entre y resbale mis dedos para masturbar sus hoyitos, yo me sentía en el cielo cuando Melissa gritaba ooohhhh oohhh uumm mas adentro papi, adentro, así fuerte, fuerte.
Ver ese culito derramar tanto jugo sexual de esa mujer era una sensación tan fascinante que me volví sucio por así decirlo, aunque para mí no lo es porque sacaba mis dedos de sus hoyitos y me los chupaba hasta que no quede ni una gota de su sexualidad, no me daba asco, al contrario me placía hacerlo más.
De hecho hasta Cris probo mis dedos y se los chupaba, bueno las dos son muy limpias, yo diría que demasiado, cuidaban mucho su aspecto es que la verdad Melissa era como cuando vas a un restaurant elegante y pides el platillo más delicioso y caro que haya y cuando te lo traen te lo quieres comer todo, hasta el plato lo quieres lamer y no me digan que nunca les ha pasado jajajaja.
Después de que saboreamos el culito de Melissa, era el turno de Cristina.
Oh sí, mi boca y mi lengua siempre presta para saborear el postre y obviamente la boca de Melissa, yo quería ser el dominante y después ser dominado, les dije hagan el 69, oh yeah mi pose preferida, mis esclavas obedientes se colocaron, Cris encima y debajo Melissa, mi pene me palpitaba yo me lo agarraba con mi mano derecha y me lo frotaba un poco, tomaba aire para calmarme y que mi cuerpo responda para aguantar más porque esa imagen de las dos comiéndose tan sabroso era para que mi pene explote, de la boquita de mi sexo chorreaba esa baba cristalina que lubricaba mi pene, la sabana estaba mojada.
Me quede un momento observando como las dos se comían y acariciaban de principio despacio y tiernamente pero después como si se tratase de una competencia comenzaron a chuparse sus conchitas de una manera digámosla violenta y como locas a ver quién de las dos se la devoraba mejor, yo estaba impaciente y encantado, pues no sabía si entrar a la faena o seguir observando, así que me decidí por seguir observando un poco más me dirán que estoy demente o soy un pervertido o no sé qué pero para mí esto nos es perversión, pero si hay algo que me pone súper cachondo 100% sin exagerar, es ver a dos mujeres haciendo el <span><a class="hilight" onMouseOver="driveAd('amor'); displayAd();" onmouseout="hideAd();" ="java:void(0);" target="" id="_amor">amor</a> </span>.
Ayy se escuchaba tan rico el sonido que hacían cada vez que se chupaban sus conchitas y el culito, sumados los gemidos, era música para mis oídos, no lo puedo describir en letras pero seguramente ya se imaginaran.
Yo ya había observado por un buen rato el oral que se daban, pero también quería degustar el culito de Cris, así que me puse de frente a sus nalgas, boca abajo y tuve que sujetar mi pene y colocarlo para atrás para que no choque con el colchón, eso dolía de lo duro y parado que estaba.
Ya con la colita de mi Cris cerca de mi boca le abría con mis manos para que me mostrara su estrecho y sabroso culito tierno y tan hermoso que se veía, Melissa seguía chupeteando, y yo me centre en penetrar mi lengua en ese estrecho agujerito, de comienzo le rozaba con la lengua y le provocaba como una electricidad en el cuerpo a Cris que la hacía brincar un poco, mis labios lo acariciaban tiernamente le besaba, e introducía mi lengua allí.
Te gusta, que te la chupen así mi amor.
Le decía yo mientras le daba unas palmaditas en sus blancos y suaves cachetes traseros.
Si me encanta, hijuepu shhh que rico se siente, que bárbaro
Yo escuchaba eso y más quería seguir, mientras Melissa se reía un poco de las cosas que nos decíamos Cris y yo, aproveche para besarle en la boca con el pretexto de intercambiar fluidos con Melissa.
Metí mi dedo índice en el ano de Cris y comencé a besar a Melissa. Esa boca tan suave y deliciosa, recién lo había hecho desde que empezó todo, me comía su boca como un loco, frotando nuestras lenguas Melissa besaba increíble.
Bueno otro rato así en esa pose pasamos hasta que ahora era mi turno, Oh Madre mía, eso fue alucinante, me acosté boca arriba, Cris se paró y Melissa solo movió la espalda para dirigirse hasta mi boca colocando su cuerpo desnudo encima de mí; se fue deslizando, yo sentía sus pechos grandes y hermosos acariciar mi pecho, también los quería probar, primero nos dimos unos lindos besos, su boca estaba tan mojada de haberse bebido, todos los jugos sexuales de Cris, luego tome sus senos y los besaba y me los chupaba, tenía brotados sus pezones, hinchados de placer, me dejo que se los devore, con sus manos me los ponía en mi boca uno a uno, yo estaba extasiado de tanta dulzura, y Cris ya estaba con su boca dándome unas chupadas gigantescas en el pene que yo también como es normal tenía que gemir del polvazo como dicen los españoles, que me está dando.
Ahora Melissa se fue a juntarse con Cris Oh my God, entre las dos me destrozaron el pene.
Como sacaban sus lenguas y entre las dos chupármela.
Mi pene todo ensalivado y caliente latía más fuerte, pero entre más las veía comiéndose mi sexo más me excitaba, así que agarre una almohada y me la puse en la cara, tapándome y como queriendo decir Que cosa más increíble estoy viviendo No lo podía creer
El poder que tienen las mujeres para dar a un hombre tan descomunal placer es incomparable.
Desde mi perspectiva como hombre me sentía en otra dimensión, en otro mundo, me imaginaba como seria los tres viviendo juntos, haciendo esto las veces que queramos, amándonos y simplemente siendo felices, sientes que la maldad no te alcanza porque solo te sientes feliz.
Pero claro la calentura y el momento es solo eso un momento de felicidad y placer pero que rico era pensar que fuera verdad todo lo que me imaginaba.
Seguía sintiendo sus labios y sus gargantas recorriendo mi pene, y mis testículos sentir como me los chupaban, que lujuria tan magnifica
Melissa cometió el gran error (aunque no tanto tampoco) de frotarme con velocidad mi ... que ya no resistí más y mi leche salió disparada, como cuando sale agua de una manguera y recién abres la llave sale a presión las dos agarraron mi pene y se comenzaron a beber mi leche, mi piel y mi cuerpo estaban entumecidos de gusto.
Pero cuando ya volví a recobrarme me sentí un poco mal porque no había penetrado a ninguna de las dos, era obvio pues mi primera vez con dos hermosas mujeres, con todo lo que hicimos, mi cuerpo no estaba acostumbrado a semejante placer. Afortunadamente para mí, la madre naturaleza me dio una ayudita, solo tenían que pasar unos 5 a 8 minutos a que mi pene vuelva a ponerse en onda.
Cris ya me conocía por eso no me gozaba tanto porque si no yo me desmayaba de la vergüenza jajajaja.
Entonces mis reinas se entonaron entre ellas hasta que yo recargara de nuevo las pilas, ufff verlas llenas de mi leche y besándose bueno en ese rato no sentía mucho placer porque había acabado la primera vez, luego con unos pañitos se limpiaron el sobrante de semen.
Entre las dos me ayudaron a excitarme nuevamente. Para no alargar tanto el relato omití las muchas cosas ricas que nos decíamos porque si no esto no termina. Así que no se vayan a sorprender por eso.
Las dos seguían acariciándose y se frotaban sus vaginas una con la otra, yo quería que pase el tiempo rápido y que de nuevo se active mi apetito sexual. Estaba un poco nervioso también porque pues no quería que acabasen por completo sin haberles dado un poco de mi grande y grueso sexo.
Como dije antes, ver a dos mujeres haciendo el amor es lo que me enciende más que cualquier otra cosa, de nuevo mi pene, solito comenzaba a levantarse pidiendo la segunda ronda, ufff yo estaba muerto de contento, cuando vieron mi pene ponerse duro y venoso se separaron y me agarraron de un brazo, arrojándome a la cama me puse boca arriba.
Yo no quería que me montara aun Cris sino más bien Melissa. Así que antes que se venga hacia mí, tome de la cintura a Melissa y la monte encima de mi pene, pero antes de que la monte le dije a Cris
chúpala un poco mi vida
Y lo hizo sin chistar, como loca me comía el pene.
Ahora si Melissa agarro mi pene con una mano y se la coloco en su conchita súper mojada de tanto chupársela y haberla lamido, comencé a moverme y ella también, uyyy cuando entro mi pene en su vagina estaba tan ardiente y ajustada que me hacía sentir de nuevo flotar de gusto.
Su rostro bello cerraba los ojos y su boca suspiraba de placer, yo empecé a sudar un poco, y más cuando aumente el movimiento, frotaba su espalda para sentir como se encorvaba, y sentir sus curvas sedosas.
Pare un poco la corrida para acomodarme mejor y darle más duro a Melissa, y saben lo que hizo Cris en ese momento, se paró en la cama, se puso de espaldas hacia Melissa y con una mano se sostenía en la pared mientras que con la otra abrió su culito para que Melissa se lo vuelva a lamer.
Mama mía, viendo eso mi pene se puso más hinchado y mi respiración se aceleró más que le di una buena corrida a Melissa, ella no se lo podía chupar muy bien porque gritaba de gusto, se agarraba de las piernas de Cris y ratos se lo chupaba y otros solo daba sus quejidos placenteros. Ahora le tocaba a Cris así que se puso de espaldas a mí y muy sensual me fue montando mi sexo encendido, ella misma comenzó a moverse como una experta, el chasqueteo de sus nalgas con mi pene se escuchaba hermoso, Cris definitivamente sabia como causarme más placer al momento de montarse en mi pene y bueno no quería disfrutarlo únicamente yo, sino que ella también lo disfrute, y creo que nunca la decepcione porque era devoto de todo su cuerpo, y disfrute desde la última punta de su cabello, hasta las puntas de sus pies me entregaba a sus encantos totalmente y por completo.
Mientras Cris se movía y disfrutábamos de la corrida, Melissa se frotaba y masturbaba con los dedos un poco, pero como ese culito me tenía embobado también, le pedí nuevamente que me deje chupársela, así que se vino hasta mi cara y de espaldas comencé a lamerla.
Siempre en la segunda ronda, es cuando demoro más, mi semen parecía que ya quería venirse pero nuevamente se estancaba y volvía a seguir como si nada. Después de haberle dado muchas penetradas a Cris de nuevo agarre a Melissa y colocándonos de lado le introduje mi sexo en esa vulva carnosa, y que bella se veía su figura, con esas curvas que llaman a pecar, yo confieso que me excite más cogiéndome ese momento a Melissa.
Con mi mano derecha abría esas nalgas preciosas para ver cómo se movía mi pene entrando y saliendo de su profunda concha. Otra vez sentía esa sensación de venirse mi semen pero así mismo se estancaba y seguí.
Ayy papito rico, tienes una verg tan rica que me encanta, sigue dándome, cómeme, hazme tuya
Ummm oír eso me provocaba una electricidad en el estómago que me bajaba hasta el pene y me ponía más cachondo, Cris nos miraba, y la verdad no sé qué estaría pensando, tal vez que me gustaba hacerlo más a Melissa que a ella, o que me estaba enamorando, bueno quien no se enamoraría de una mujer tan linda como ella, pero no, Cris no tenía que envidiarle nada a nadie, era una droga para mí, una fruta deliciosa que me comía entera con todo y cascara sin desperdiciar nada, no como otros lo hacen, que se comen la mitad y el resto lo arrojan como si fuera basura, que pena por ellos.
Melissa me acariciaba con su mano derecha, me regalo unos cuantos besos tiernos, luego me separe de ella, y otra vez mi diablillo interno me hizo acordar de un video <span><a class="hilight" onMouseOver="driveAd('xxx'); displayAd();" onmouseout="hideAd();" ="java:void(0);" target="" id="_xxx">xxx</a> </span> que vi y que justamente era un trio, jejejeje pero ahora me tocaba a mi probarlo, así que les dije a las dos que volvieran hacer el 69.
como así papi, otra vez
Yo le dije chito chito, que quiero hacértelo por donde tú sabes que me gusta más,
chito en el lenguaje colombiano quiere decir quédese quedito(a) o calladito(a).
Se volvió a colocar Cris encima de Melissa, y ahora le iba hacer un anal delicioso, Cris y yo ya lo habíamos hecho antes por si acaso.
Mientras Melissa le frotaba la conchita, yo me prestaba a introducir mi pene, unte con mucha saliva su agujerito, metí mis dedos en mi boca para mojarlos un poco y luego despacito le fui abriendo el hoyito, sentía como lo disfrutaba.
Ummm me duele un poquitico, pero hágale, siga, papi siga
Y seguía abriendo más ese bello culito dando vueltas con mis dedos, sacándolos un poco y volvía a meterlos.
Una vez abierto ese orificio, mi pene entro sin tanto esfuerzo porque ya estaba acostumbrada, ufff que deleite sentir su delicado agujero apretando mi pene, entrando y saliendo con un ritmo suave, después acelerando, un poco más, y un poco más
Chúpasela Melissa, chúpale la concha, chúpale, mi amor
Le decía Cris se mordía los labios, porque éramos dos quien le hacíamos gozar, yo sudaba, estaba muy caliente, le seguí dando
fuerte papi, así, así, fuerte como me gusta, siii, asii, no acabes todavía, uuuuuy, ummm que rico
De nuevo esas palabras de placer me activaban y sentí que ahora si me venía, quería correrme dentro de su agujerito, hasta que mi pene exploto nuevamente pero esta vez con un poco menos intensidad el chorro pero con igual satisfacción, me corrí dentro y unas gotas de mi leche caían de su ano, mientras Melissa seguía debajo, yo no dejaba que Cris se levante porque quería que unas gotas cayeran en su boca.
Y le cayeron y ella encantada de la vida se las bebió, ella todavía estaba súper excitada, y cuando uno está así no anda viendo nada.
Cris tuvo 2 orgasmos increíbles, Melissa tuvo 1 porque la segunda vez todavía no había acabado, yo obviamente tuve 2 pero cuando terminamos nos dimos un baño en la ducha y como Melissa no quería irse con 1 solo orgasmo porque la segunda ronda no acabo, pues de nuevo me volví a comer a Melissa esa tarde.
Porque el tiempo se nos fue volando, y quien salió ganando creo que fui yo porque tuve un tercer orgasmo.
Melissa, Cristina y Yo, lo volvimos a repetir unas 4 veces en otras ocasiones.
Ya que hicimos de todo, porque así nos gustaba hacerlo y eso a Melissa le impacto.
Pero todo quedo ahora en un bello recuerdo, Cris tuvo que regresar a su país porque su Mama se puso muy mal, ella estaba separada del Papa, Cris se vino a vivir con su padre porque su mama no tenía como mantenerla, pero ahora encontró nuevamente pareja (su mama) y Cris vive con ella por miedo a que nuevamente se ponga mal. Ahora tiene 25 años y chateamos como amigos, tiene pareja y creo que está muy feliz con él.
Melissa en cambio es madre de 2 bellos hijos, tiene la misma edad de Cristina y es una mujer entregada por entera a su familia y a su esposo adinerado, creo que no le falta nada, es muy bella e inteligente y profesional
Me conto una vez que tenía ganas de volver hacer un trio pero ahora con su esposo y otro hombre, pero se arrepintió por miedo a volverse adicta y hacer daño a su familia.
Yo en cambio soy profesional, tengo 27 años pero no parezco esa edad sino menos, me mantengo sano y en forma. Vivo solo, ya que no pude olvidar o no he vuelto a encontrar otra Cristina, que me haga estremecer y solo querer hacerla feliz. Sigo buscando, pero algún día aparecerá otra mujer que me haga olvidar los momentos hermosos que la pase con mi amada Cristina.

Bye

Ver también

Ultimas conversaciones
Videos, noticias, concursos y ¡muchas sorpresas!
facebook
ISDIN Si-Nails

ISDIN Si-Nails

Compartir