Foro / Pareja

Mi matrimonio está casi roto y aún no cumplimos un año

L
lavanda
13/4/19 a las 23:17

Antes que nada creo que debo comenzar desde el principio

Antes de casarnos mi marido y yo fuimos novios durante cinco años, y estuvimos comprometidos formalmente un año.

Durante los primeros años de nuestro noviazgo tuvimos muchas peleas, la mayoría casadas por mi culpa y paranoia pues vengo de una familia rota y todos los problemas de mi casa los cargaba conmigo y no tenía con quien más desahogarme. Sabía que no debía desquitarme con él pero a veces era tan insoportable el dolor que no podía evitarlo. Él lo sabía y lo comprendía. Con el tiempo fui aprendiendo a no prestarle tanta atención a los problemas de mi casa, cosa que fue muy difícil pues mi madre acostumbraba culparme a mi por absolutamente todo (no la odio, yo adoro a mi madre y es por eso que mi autoestima es tan, pero tan baja que por ello tiendo a ser cruel sobre todo con mis allegados) 

Con el tiempo su familia empezó a entrometerse en nuestra relación indagando cosas que a mí me molestaban y opinando acerca de nuestros planes, insistiendo con cosas que no quería y él nunca hizo nada por frenar eso. 
Llegados a cierto punto él empezó a insistir con que quería tener hijos y por ello dejó de usar condón, a lo que yo contestaba que no quería sin haberme casado y empecé a usar pastillas, cosa que me afectó demasiado pues subí mucho de peso y ya de por sí siempre sido gorda. 

Durante toda nuestra relación él nunca quiso estar en mi casa o convivir con mi familia, y lo entiendo, pero al menos debió esforzarse un poco pues yo tuve que convivir con su familia durante todo el tiempo.Todos los días estábamos en su casa. Él se quedaba dormido todo el tiempo de mi visita y no quería llevarme a mi casa hasta ya muy noche. Cuando salíamos de la ciudad sólo era para ir al cine ya fuera sólos o con su familia. A veces era tanto mi enojó por ello que comencé a maltratarlo físicamente, dándole palmadas o golpecitos en forma de broma, pero no siempre eran en broma y a veces se me iba la mano un poco fuerte. Con el tiempo eso fue aumentando  y él comenzó a hacerlo, aunque él hasta entonces no era brusco. 

Llegó un punto en que él empezó a insistir con que me fugara con él y dejaramos todo, yo no quería pues temía que mi familia me odiase por una idiotez como esa. Fue tanta su insistencia y el miedo que yo tenía de quedar embarazada que terminé por obligarlo a que él y sus papás hablaran con mis papás para hacer el compromiso oficial.
En verdad... Desde el cuarto y quinto año esperé ansiosa una proposición de matrimonio, no quería algo caro ni extravagante, sólo quería una simple propuesta. Aún me duele pensar en eso y más aún que él me culpa a mí por eso diciendo que yo no hubiera estado satisfecha con algo simple... 

En fin, nos comprometimos y pasamos un año planeando la boda. Ese año... fue sumamente horrible, nos peleamos por los gastos, gastos que él hizo y él eligió diciendo que lo hacía porque yo no iba a estar contenta si no tenía una boda lujosa, cosa que no era verdad pues yo y mi familia estuvimos buscando opciones más económicas, pidiendo apoyo monetario a mis tíos que con gusto me lo dieron pues esa es la costumbre.

Él fue el que triplico los gastos, mi familia sólo pudo darme alrededor de una tercera parte de todo eso. Su familia sólo aportó alrededor de un 8% Sus papás no nos dieron ni un regalo de bodas mientras que los míos nos dieron invitaciones, centros de mesa, conjunto musical, mesa de dulces y un préstamo para dar los primeros pagos de los servicios sin condición alguna.

No soy una persona interesada, no me interesa siquiera el dinero. Pero me he quejado de todo eso debido a que mi marido me culpó a mí de que "tuvo" que hacer todos esos gastos cuando su familia no quiso darle nada. 

A raíz de eso he estado muy resentida con toda su familia, y él me sigue culpando por la deuda, todo ello y sumando que sus amigos se le han acercado mucho más ahora que nos casamos.
El primer medio año era tener a sus amigos en nuestra casa cada fin de semana todas las semanas, los dos días, todo el día. La limpieza era cargo únicamente mío. Los dos meses siguientes eran a veces hasta tres veces a la semana. Lo que acarreó gastos de comida, servicios y alcohol, algunas veces incluso traían drogas y eso me molestaba demasiado. Obviamente le reclamé por eso pues ya se habían aprovechado. Y comenzaron a criticarme aún más, ya lo hacían pues desde novios mi marido hablaba mal de mí con sus amigos, según él era juego, pero obviamente me dolía. Me desquite haciéndo lo mismo, pero eso me dejaba mal de boca y él se enojaba conmigo. 

En diciembre empezamos a tener peleas más fuertes, mi estrés era ya demasiado, tanto que tuvimos una pelea tan fuerte que quiso ahorcarme, yo lo golpeé muy fuerte en la cara y ambos empezamos a llorar por el miedo de lo pudimos haber llegado a hacer. 
No volvimos a repetir nada de eso, dejé de golpearlo a manera de juego y no tocamos el tema de nuevo.

Dos meses después, y ya con un miedo enorme de que me dejara revise sus conversaciones en Facebook. Realmente no quería hacerlo pero soy bastante paranoica y, como siempre, tenía razón. Encontré una conversación que tuvo con la hermana de uno de sus amigos dos meses antes de la boda, cuando él estuvo más distante conmigo, en la que él la saludaba diciéndole "hermosa" (palabra que nunca ha usado conmigo, a mí me dice "gorda", y ella le mandaba audios pidiéndole oír su voz y finalmente una llamada telefónica. Toda su conversación eran coqueteos, y él los regresaba. Su llamada fue a las 8am hora en que él trabaja, cuando a mí me prohibió llamarle antes de la 1pm pues no lo dejaba trabajar y podían castigarlo sus jefes. Pero siendo ella no le importó. Yo estaba devastada, salí de la casa sin avisarle a nadie más que a mí hermana y me quedé en su casa (en otra ciudad) durante tres días. 
Cuando mi marido habló de eso conmigo se excusó diciendo que él siempre había hablado así con sus amigas y amigos, y que él sabía que ella era una fácil que se acostó con la mitad de sus amigos y que se lo decía en forma de juego. Yo le dije que una cosa era sus juegos entre hombres y otra muy diferente era llevarse de esa manera con ese tipo de mujeres.

No hemos estado bien desde que nos comprometimos, él ha estado muy pegado a su celular, siempre hablando con amigas y amigos, viendo vídeos o en Facebook. Tanto es eso que desde que llega del trabajo trae su celular con un vídeo y el volumen al tope, le hablo y no me escucha hasta que le grito y luego se enoja por eso y terminamos peleando. Estamos viendo una serie o una película y él está de todos modos viendo su celular. 

No deja a sus amigos, no quiero quitárselos, sólo quiero que respeten nuestra vida privada. Él me orilló a dejar de hablar con todas mis amigas y amigos por sus celos. Hace años que no veo a ninguno.

Estoy muy cansada y triste, triste porque he comenzado a sentir que ya no lo amo ni él a mí. Él ha sugerido ir a terapia de pareja. Pero sé que no va a servir de nada pues él es demasiado necio y si no ha hecho caso cuando le pido o le digo algo menos va a hacerle caso a alguien externo.
Me estoy hundiendo en una depresión muy grande...

En realidad no espero que nadie me de un consejo, sólo quiero desahogarme un poco escribiendo esto.

Ver también

¿No puedes encontrar la respuesta?

ISDIN Si-Nails

ISDIN Si-Nails

Compartir
#instapic #picoftheday #Fashion #Beauty #Fitness #Deco
instagram