Foro / Pareja

La mejor doble penetración de mí vida. Sirius, Ricardo y Yo

user287203
user287203
5/7/19 a las 10:47

oy estábamos en casa, mirando una película un poco aburrida. No soy muy fan de películas de acción., estábamos recostados en la cama mi esposo, yo y sirius nuestro gran danés a los pies, los tres nos encontrábamos muy a gusto disfrutando de el día de ocio. Tenía mis pies sobre el lomo de sirius acariciandolo, y mi mano sobre la verga de mí esposo que descansaba y su pene estaba a medias. Se la frotaba suave y lento (Las casadas sabrán De que hablo) bajé mis pies a la panza de sirius que se acomodó de manera que supuse lo disfrutaba más. Mire como de su funda aparecía una punta rojiza y brillosa, era su verga y al parecer se excitaba con mis caricias a su panza. Fui acercando mis pies cada ves más a su funda y poco a poco fue saliendo más. Mi esposo supongo me miró y se calentó ya que su verga se puso más dura y se empezó a mojar de líquido preseminal. Con mis manos frotaba a mi esposo y con mis pies a sirius que ya se había puesto bastante grande. Me acerqué a mi esposo y metí su brillosa y mojada verga en mi boca, la mamabas y lamia, no podía dejar de pensar en esa rojisima verga, era tan gruesa , dura y brillosa. No aguante más y me acerqué a mi sirius para meterme su verga en mi boca, era la primera ves que tenía una verga de un perro en mi boca, soltaba pequeños chorros que sabían poco salados y bastante líquidos. Mientras se la mamaba mi esposo lamia mis tetas y metía dos dedos en mi mojada vagina. Como era posible que no lo había intentado antes? Me puso de perrito con el culo al aire y yo sin dejar de mamar por un segundo a sirius me lamio mi panochita y empezó a meterla lento, y sin decir palabra la dejo ir de golpe, me dolió poco pero era un dolor muy rico. Yo no paraba de madera y de gemir, sirius cada ves soltaba más semen y más gruesa se ponía su verga me tenía la barbilla y las comisuras de la boca llena de su leche. En eso sirous se levanto, pensé que ya no quería seguir disfrutando de mí boca, mi sorpresa fue que buscaba olerme mi vagina, empezó a lamer mi vagina con la verga de mí esposo entrando y saliendo... su lengua tan larga, áspera, y voluminosa lámina mis nalgas y mi culo, no podía creer que tan rico era lo que estaba experimentando., mvio a sirius, mi esposo sacó su verga, y casi instantáneamente sirius trato de montarme. Mi esposo se quitó. Sirius se acomodó. Y empezó el punteo de su verga pero no daba con mi entrada vaginal, mi esposo le ayudó y acomodó a sirius de manera que pudiera penetrarme. De repente sentí que me partía en dos, su verga tan grande y gruesa, la rapidez con que me cojia!! Sentía como era mas caliente su verga que la de mí esposo, mi dolor casi inmediatamente se volvio placer, me vine varias veces mientras sirius me violentas con su gruesa, grande y caliente verga. Mi marido se puso delante de mí para meterme su pene en mi boca, una me follaba mi panochita y el otro mi garganta. De repente mi perro sé detuvo y se quedo quieto, sentía como poco a poco me abría mis paredes vaginales, jamás había sentido algo igual, en ese preciso momento me corrí de nuevo!! Era tan rico tener la verga de mí esposo en la boca y el nudo de mí sirius en mi vagina. Mi esposo me saco su dura y grande verga de la boca, se puso detrás de mí, sirius montado en mi espalda que me había ya dejado razguñada y respiraba y jadeaba en mi nuca. Mi esposo no se como se acomodó y empezó a meter su verga también en mi vagina. El dolor era bastante, pero podían más mis depravados deseos. Logró meter la cabeza, la metía y la sacaba despacio, sirius no hacía un movimiento, poco a poco mi vagina se dilato, poco a poco el dolor se convertía en un placer descomunal. Sentía  las dos adentró como si fuese una sola, sirius respiraba muy rapido, mi esposo bombeaba cada ves mas rudo, sentí  en ese momento muy caliente y bastante apretado. Mis piernas y mis entrañas ardian, mis piernas por los razguños y mis entrañas por esas ricas vergas que tenia adentro. Todo era tan placentero que empecé a eyacular, si asi es a chorrearme. Mi esposo sacó su verga lentamente, supongo para no lastimarme, en eso sirius empezó a querer sacar su verga, con un movimiento brusco y sin importarle mi dolor la sacó de golpe, se escuchó un ploop y salió leche caliente que resbalaba por mis piernas. Mi esposo hizo a nuestro perro a un lado, se acosto y me dijo que me subiera, lo monté, mi panochita pulsaba, arriba de el yo ya me sentia mas descansada, en eso sirius sin haber acabado me volvio a montar, sabiendo que hacer punteaba y buscaba donde meter su rojiza verga, con la ayuda de mi mano me la metio de golpe en mi culo, grite de dolor, me habia penetrado de golpe. Dolor. Ardor. Placer. Dolor. Placer. Placer. Una ves mas tenía las dos adentró, pero esta ves una en cada orificio. Sirius bombeaba, yo gemia y gritaba sentía mi culito abierto, muy estirado. Las dos vergas topaban adntro de mi al msmo tiempo. De pronto sirius se detuvo y senti cmo mis paredes anales se estiraban completamente, la vrg de mi esposo presionaba de igual manera las paredes vaginales, el placer era inmenso,  indescriptible, casi tan intenso como el dolor, mis orificios seguian estirandose y cada ves se sentia mas apretado y sin espacio. Sentía como pulsaban las dos adentró de mí. Senti una ves mas el calor de la leche de sirius y creo que mi esposo también la sintio por que en ese momento también termino adentro de mí. La verga de mí esposo lentamente fue perdiendo poco de su grosor y firmeza, pero para mi sorpresa, estaba abotonada con mi perro. Sentía espasmos que venían de la verga de sirius, pero el calor que emanaba era algo que no había experimentado. Mi esposo abajo de mí, yo montada, sirius en mi espalda, ninguno de los tres nos movemos, casi como un estilo de abotonamiento entre los tres. Nos besamos mi esposo y yo, cerca de ocho minutos después fue desminuyendo el nudo de sirius, y una ves más,  sin decir agua va, la saco de golpe seguido por un plop y bastante leche, como era posible que pudiera tener tanta leche adentro de mi, el olor inconfundible del sexo con mi cachorro y mi esposo. Me levanté de con mi esposo y mi vagina y mi culo pulsaban y me ardía. Sirius se acercó a lamerme las nalgas que tenia llenas de leche, su verga colgaba de su cuerpo, aún dura, y se miraba aún más gruesa que cuando empezamos, lo acerque, le puse su verga por detrás le dije a mi esposo que también se acercará, y los chupe a los dos hasta dejarlos limpios. Sin duda alguna esa a sido la mejor experiencia sexual de mí vida.
 

Ver también

¿No puedes encontrar la respuesta?

Ultimas conversaciones
ISDIN Si-Nails

ISDIN Si-Nails

Compartir
Videos, noticias, concursos y ¡muchas sorpresas!
facebook