Foro / Pareja

Fantasía de mujer

Última respuesta: 29 de julio de 2009 a las 14:23
T
teresa_5307442
29/7/09 a las 10:20

Contemplaba, ensimismada, como el viento arrastraba las hojas secas a lo largo de la calle hasta hacerlas desaparecer de mi vista, cuando su llamada me despertó de ese lánguido sopor.

Tan solo con escuchar su voz era como sentir su presencia a mi lado, parecía notar a través del hilo telefónico su aroma, su mirada escrutadora sobre mí. Me invitaba a cenar en el Asador Donostiarra, por fin después de tanto tiempo nos veríamos.

Bajo la ducha imaginaba como se desarrollaría la noche, veía su bronceada piel, su barba de un par de días, sus ojos negros, sus poderosas manos todo en él me atraía y provocaba que mi cuerpo se despertase como si hubiera pasado largos años de hibernación.

Decidí ponerme el conjunto de encaje azul pálido, aún no lo había estrenado y aunque nunca me he sentido muy segura con el tanga, intuía que sería una noche especial. Encima, opté por mi ajustado traje de chaqueta y pantalón y por un hermoso chal que me habían regalado hace poco. Contemplé mi imagen en el espejo y retoqué levemente el maquillaje, el resultado final me satisfizo así que completé el conjunto con unas gotas de perfume repartidas por distintos y estratégicos lugares.

El taxi me dejó en la puerta del restaurante, atravesé la puerta de entrada y casi sin darme cuenta él estaba delante de mí, iba vestido casi como me lo había imaginado, camisa blanca inmaculada y pantalones de color gris oscuro, muy elegante. Se acercó a mí y me besó ligeramente en los labios, fue casi como un soplo de aire, no pude saborearlo, pero aún así su aroma me envolvió por completo.

Durante la cena yo apenas probé bocado mientras que él lo hacía con apetito, nuestra conversación fue amena y divertida, salpicada de silencios, miradas y caricias de nuestras manos.

Tras haber pagado la cena me tomó de la cintura, me acompañó al coche y mientras me abría la puerta de éste me dijo quiero enseñarte un bonito lugar a las afueras de Madrid. La música que sonaba por los altavoces era suave y evocadora, transitábamos por una carretera sin apenas tráfico mientras que una ligera lluvia mojaba el parabrisas.

Aparcó en el arcén de la carretera de una especie de colina que habíamos subido, se bajo del coche y me hizo salir también a mí, apenas dijo una palabra, la fina lluvia nos empapaba, desde este lugar podían observarse las luces de la ciudad, un baile multicolor de luces. Mi espalda apoyada en su pecho y los dos como unos niños que no tienen prisa por resguardarse de la lluvia.

Note sus labios sobre mi cuello, sus manos recorrían mi cuerpo como si tocaran un arpa, puso una mano sobre mi vientre y me apoyo sobre el capó, sus dedos desabotonaron mi pantalón y lo fueron bajando lentamente, se agachó hasta situarse entre mis piernas, besó mis nalgas y las martirizó restregando sus mejillas sin afeitar sobre ellas, mi cuerpo estaba fuera de control, tan solo le obedecía a él.

Sus expertas manos comenzaron a regalarme caricias íntimas que me provocaban ahogados suspiros, lentamente, alternando ritmos, haciendo que mi humedad fuera cada vez mayor, acercándome cada vez más al clímax. Y allí, en medio de la nada, bajo la lluvia, donde cualquier vehículo que pasara podía observarnos, separó la tela de mi tanga y sus hábiles dedos separaron mis nalgas para con absoluta destreza llenar mi entrada trasera disfrutando del placer que los antiguos griegos dominaron y perfeccionaron.

Notaba su ardiente y palpitante sexo antiguo caserón de alguna familia noble reconvertido a hotel, rodeado de arboledas por casi todas partes, no resultaba fácil descubrirlo desde la carretera. Atravesar la puerta de entrada fue como cruzar una línea del tiempo, olores a lavanda, madera, cuero y tabaco me hicieron recordar por momentos mi niñez en la casa de mis abuelos paternos. En recepción tan sólo había una elegante señora que rápida y discretamente nos ubicó en una de las habitaciones del primer piso.

La habitación era amplia, limpia y decorada en estilo sencillo, un amplio balcón entreabierto permitía divisar una peque&nt

ilde;a laguna en la que la luna y las estrellas se reflejaban con una claridad que más parecía que flotaran sobre el agua, el viento había dispersado la tormenta y ya no llovía, el frescor de la noche y el olor a tierra empapada se colaba por la puerta del balcón.

Sus manos acariciaron mi nuca, mi corazón volvió a palpitar desbocado, nos besamos con lujuria, su lengua recorría y exploraba cada milímetro de mi boca, sus manos recorrían mi espalda y acariciaban mis muslos, gotas de sudor rodaban por mi cuello.

Me tomo en sus brazos y me depositó sobre la cama, sus dedos comenzaron a desabotonar mi ropa y rápidamente me vi en ropa interior. Se levantó y se acercó a uno de los cajones del armario, de él sacó unas telas negras y sedosas. Se acercó a mí y me besó nuevamente, ni siquiera le pregunté que iba a pasar, lo intuía, lo deseaba.

Vendó mis ojos con una de aquellas telas, y con el resto ató mis manos y piernas a los distintos lados de la cama. Sus dedos acariciaban mis labios, mi cuello, notaba sus labios recorrer mi vientre, su legua jugaba con mi ombligo. Hábilmente se deshizo de mi sujetador, sus dedos acariciaban mis pechos, dibujaban círculos sobre mis pezones consiguiendo que éstos se endurecieran como el granito, su boca se acercó a uno de ellos y comenzó a chuparme y saborearme, provocando que mi excitación aumentara y consiguiendo que la humedad de mi entrepierna fuera ya más que patente. Sus dedos recorrían mi sexo separados únicamente por la fina capa de tela de mi tanga llevándome al paroxismo.

Retiró la venda de mis ojos, me costó unos segundos aclimatarme a una mayor claridad, me besó y me susurró al oído enseguida vuelvo, espérame, no te vayas.. Y yo sin decir nada, vi como lentamente salía de la habitación y dejaba la puerta de ésta semiabierta.

Allí estaba yo, prácticamente desnuda y atada a la cama de un hotel, la puerta de la habitación abierta y yo expuesta a cualquier mirada de aquél que pasara por el pasillo del hotel. La primera en pasar fue una mujer de unos treinta y tantos años con traje sofisticado y zapatos de aguja, pasó lentamente por delante de la habitación, su mirada hacia mí fue altiva y desagradable, minutos después fue una camarera jovencita que atravesaba el pasillo con paso acelerado, su mirada fue de sorpresa y a la vez rubor y el último que pasó por delante de la puerta de mi habitación fue un caballero que estaría en la cuarentena, elegante y con paso firme, durante apenas un segundo se paró delante de la puerta y su mirada denotaba claramente el deseo y a la vez las dudas.

Habrían transcurridos unos 20 minutos cuando regresaste a la habitación, cerraste la puerta tras de ti y comenzaste a desnudarte con parsimonia, ante mí descubrí a un Adonis muy bronceado.

Lentamente te acercaste a mí por uno de los costados de la cama, tu sexo colgaba cerca de mi cara y yo estiré mi cara para intentar atraparlo con mis l recorrían mis labios íntimos que se abrían a ti como una flor en primavera, empapada de un rocío especial que tus caricias hacían brotar de mi interior. Mientras dos de tus dedos me penetraban dulcemente, tu otra mano acariciaba mi tremendamente abultado clítoris, haciendo que todo mi cuerpo temblara y que el manantial que nacía en mi interior fluyera con mayor ímpetu.

Separaste aún mas mis piernas, y con uno de tus dedos empapado de mi íntima esencia comenzaste a horadar mi culito, segundos después sustituiste tu dedo por tu imponente sexo que me penetró produciéndome unas pequeñas molestias apenas perceptibles gracias a tus expertas caricias, tus penetraciones eran rítmicas, profundas, en ocasiones rudas y casi animales, mi placer era en ese momento inmenso y apenas unos segundos después de que inundaras mi interior, yo, me derramé en un orgasmo devastador que me derrumbó sobre la cama. Durante bastantes minutos permanecimos así, agotados.

Comencé a sentir tus labios en mi espalda, tus besos recorrían mi espina dorsal, bajaban hasta mi cintura, se detenían en mis nalgas y se adentraban en mis muslos. Nuevamente me volteaste, tu lengua comenzó un lento recorrido por mi sexo, de arriba a abajo y viceversa, la humedad de tu boca se mezclaba con la nacía en mi interior y tu lengua la repartía por todos los pliegues y rincones de mi sexo. Tus labios se apoderaron entonces de mi clí

;toris llevándome a un grado de tensión máximo, momento en el que tus dedos aprovecharon para penetrarme. Y de esta forma, sin darme tregua ni descanso, hiciste que me derritiera en tu boca una y otra vez hasta terminar desfallecida y sin fuerzas.

Ni siquiera recuerdo cuando me dormí, ni tampoco cuando abandonaste la habitación, tan sólo sé que me desperté embriagada de placer, con agujetas y con un trozo de seda negro anudado en forma de lazo en mi muñeca derecha.

Tan sólo ha pasado una semana desde entonces, y aún tengo a flor de piel todo lo vivido esa mágica noche, espero volver a tener noticias tuyas pronto.

Suena el teléfono a lo lejos y me saca de mi ensimismamiento y mis sueños.

Quizás, quizás. martillea mi mente mientras me apresuro a descolgar el auricular.


http://brutis.tk

Ver también

J
jolita_5935485
29/7/09 a las 14:23

Felicitaciones!!!
Muy buen relato

Me gusta

¿No puedes encontrar la respuesta?

Ultimas conversaciones
No te pierdas ni uno solo de nuestros tableros en Pinterest
pinterest
ISDIN Si-Nails

ISDIN Si-Nails

Compartir