Foro / Pareja

De entre mis experiencias (i)

Última respuesta: 21 de julio de 2011 a las :22
L
lorgio_9663917
20/7/11 a las 18:33

Hola a todos. Me he animado a empezar a escribir un relato erótico basado en algunas experiencias vividas detrás de una cámara web. Me encantaría recibir por mensaje privado vuestras sensaciones y como lo habéis vivido mientras lo leíais. Aquí lo dejo:

-----------------------------------------------------

Los nervios cosquilleaban en sus estómagos por igual. Se acababan de conocer, y eso no hacía más que aumentar la curiosidad del uno hacia el otro. Habían comenzado a conocerse unos minutos antes en un chat de internet, e inmediatamente surgió la química entre ellos. Tras unas palabras realmente agradables, inmediatamente ambos supieron lo que iba a pasar después.

Ella tenía 35 años, era morena, y tenía un cabello que llegaba más abajo de sus hombros. Era de estatura media y pesaba... bueno, realmente ella no dijo lo que pesaba ni él lo preguntó, ya que tenía muy claro que ese dato no se le debe preguntar a una dama. Él tenía 32 años y un cuerpo bien acostumbrado a salir a correr cada día. Era fibroso, delgado y pudo presumir de su 1.80 de altura y su 72 kg de peso. Ella no sabía si estos datos eran ciertos o no, pero tras iniciar el coqueteo con él, estaba plenamente dispuesta a descubrirlo.

Ella conectó su webcam y respondió a la petición de videoconferencia que él había enviado. Los segundos que transcurrieron desde que aceptaron la llamada, se hicieron eternos para los dos. En las pantallas de sus ordenadores se abrieron sendas ventanas con una aburrida publicidad que se mostraba mientras se establecía la conexión, y unos instantes después, aparecieron uno frente al otro, separados tan solo por la pantalla del ordenador y 300 km de distancia.

En ambas pantallas no se veía rostro alguno, pero si dos cuerpos. Cada uno estaba cómodamente sentado delante de su correspondiente teclado. Ella llevaba puesto un ligero vestido de verano rojo que le llegaba por la rodilla. Él llevaba una camiseta naranja ajustada y unos shorts azules que demostraban claramente que no mentía en su descripción. Mientras ella fijaba la vista en el cuerpo del otro lado de la pantalla, trataba de imaginar como sería ese torso sin esa camiseta que tan bien le quedaba. Él recorría con la vista el cuerpo femenino que tenía enfrente y descubrió que realmente le gustaba. Le gustaba lo que veía y realmente le gustaba lo que decía. Sin dejar de contemplarse y de disfrutarse con la vista, siguieron hablando en el chat y expresando lo que sentían, creciendo en ellos una excitación que cada vez era más patente en sus cuerpos. Los shorts de él cada vez parecían más abultados, algo que no pasó desapercibido para ella. No pudo ni quiso dejar de mirarlos imaginando cuanto estaba creciendo ese miembro que allí habitaba y que ahora la recibía con una generosa erección. Mientras ella recreaba su vista, sus pezones empezaron también a endurecerse hasta el punto de notarse perfectamente a través del vestido y a través de la cámara, convirtiéndole a él en el hombre más feliz del mundo en ese momento.

La conversación siguió avanzando cada vez más caliente. Ambos demostraron en sus palabras su excitación, ya sin pudor, hablando abiertamente de la pasión que sentían por los cuerpos que veían en pantalla. Cada palabra era una caricia más en sus pieles y una gota más de líquido caliente en sus sexos. Ella, que ya había dejado de escribir y ya solo leía su pantalla, separó las manos de su teclado y comenzó a acariciarse los pechos para disfrute de él y el de ella misma. Los agarraba con ambas manos, los estrujaba, los juntaba y los separaba, todo a través de la fina tela del vestido. Sus pezones a estas alturas ya eran puñales que querían atravesar la tela y llegar al corazón de él.

Él seguía escribiendo mientras miraba, aunque sus manos cada vez estaban más dedicadas a acariciarse para ella. Brevemente regresaban al teclado para escribir un sentimiento, una confesión o un piropo, pero inmediatamente volvían a su cuerpo para acariciar con una mano su pecho por debajo de la camiseta naranja. La otra mano, mucho más atrevida, recorría con el dedo índice toda la longitud de su verga bien erecta por encima de los shorts. Comenzaba en la raíz y lentamente deslizaba el dedo hacia arriba hasta llegar a donde claramente se le marcaba el glande, que a estas alturas debería estar realmente hinchado. Ese movimiento que hacía él con su dedo, la transportaba a ella a un mundo de excitación, donde ya su sexo estaba plenamente invadido por la humedad de su interior...

(Continuará...)

----------------------------------------------------------

Me encanta vivir experiencias como esta. ¿ Os ha gustado ? Por favor, decidme como lo habéis vivido...

Ver también

G
gador_7874356
21/7/11 a las :22

Me encanto...
Me gusto mucho tu relato y espero que continúes escribiendo pero estoy de acuerdo con jawhara31 le hace falta un toque de vulgaridad sexual ami parecer también, sigue así ^^

Me gusta

¿No puedes encontrar la respuesta?

ISDIN Si-Nails

ISDIN Si-Nails

Compartir
Videos, noticias, concursos y ¡muchas sorpresas!
facebook