Inicio / Foro / Pareja / Yo no me río de la muerte

Yo no me río de la muerte

20 de junio de 2006 a las 1:20

Yo no me río de la muerte


Javier Heraud
(Perú, 1942-1963)


Yo nunca me río
de la muerte.
Simplemente
sucede que
no tengo
miedo
de
morir
entre
pájaros y arboles

Yo no me río de la muerte.
Pero a veces tengo sed
y pido un poco de vida,
a veces tengo sed y pregunto
diariamente, y como siempre
sucede que no hallo respuestas
sino una carcajada profunda
y negra. Ya lo dije, nunca
suelo reir de la muerte,
pero sí conozco su blanco
rostro, su tétrica vestimenta.

Yo no me río de la muerte.
Sin embargo, conozco su
blanca casa, conozco su
blanca vestimenta, conozco
su humedad y su silencio.

Claro está, la muerte no
me ha visitado todavía,
y Uds. preguntarán: ¿qué
conoces? No conozco nada.
Es cierto también eso.
Empero, sé que al llegar
ella yo estaré esperando,
yo estaré esperando de pie
o tal vez desayunando.
La miraré blandamente
(no se vaya a asustar)
y como jamás he reído
de su túnica, la acompañaré,
solitario y solitario.


De El Viaje (1961)

(¡tan joven! ¡Tan maravilloso!confieso mi debilidad por los peruanos Heraud, Vallejo)

20 de junio de 2006 a las 1:24

Presencia rara y preciosa
Se te agradece.

Me gusta

20 de junio de 2006 a las 1:38

Muerte
Circulo es la existencia, y mal hacemos,
cuando al querer medirla le asignamos,
la muerte y el sepulcro por extremos.
-Manuel Acuna

La muerte es el instante en que
la mariposa escapa de la oruga;
en nuestro cuerpo el alma esta
larvada y es la muerte quien
le otorga el ser.
- Jose Vasconcelos

La vida es un paso a la muerte,
nacimos para morir.
- Carlos Trouyet

Erotismo y muerte son una pareja inseparable
como la noche y el dia, la vigilia y el sueno.
- Octavio Paz

¿A veces no te preguntas si es la muerte
un sueño de profundo olvido?
Y en ese sueño, ¿soñamos con que a la vida
volvemos? ¿O nacemos para luego morir,
y más tarde volver a nacer, en una
secuencia cíclica, como ocasos y
amaneceres? Si ésta incertidumbre
se transformara en certeza real;
si desde el fondo mismo del Universo,
donde descansan las verdades, nos
llegase la respuesta; ¿No sería lógico
preguntarse cual es su sentido?

Me gusta

20 de junio de 2006 a las 1:49

Las flores buenas de javier...
LAS FLORES BUENAS DE JAVIER


Oyeme hermano
contesta hasta mi sombra
¿Qué piensas de la muerte? que te debimos
y el frío.

La sangre que entregaste,
nos ahoga...
desde el fondo del tiempo,
y tu canoa...

Ay hermano,
si puediera suplicarte.
suplicarte tan fuerte,
que volvieras.

Desde un triste tañer
joven ausente,
alerta estoy a tu costado abierto.

Inmolada
paloma, solitaria.

Deja mirar tu río,
cuando vuelvas.
Aquel que me prometen,
tus flores de poeta...

Las sombras, los silencios los dolores,
lloran aún mas hondo,
al recordarte...

Haciendo guerra...
con tus flores buenas.


Chabuca Granda

Me gusta

20 de junio de 2006 a las 1:59
En respuesta a manchitazul

Las flores buenas de javier...
LAS FLORES BUENAS DE JAVIER


Oyeme hermano
contesta hasta mi sombra
¿Qué piensas de la muerte? que te debimos
y el frío.

La sangre que entregaste,
nos ahoga...
desde el fondo del tiempo,
y tu canoa...

Ay hermano,
si puediera suplicarte.
suplicarte tan fuerte,
que volvieras.

Desde un triste tañer
joven ausente,
alerta estoy a tu costado abierto.

Inmolada
paloma, solitaria.

Deja mirar tu río,
cuando vuelvas.
Aquel que me prometen,
tus flores de poeta...

Las sombras, los silencios los dolores,
lloran aún mas hondo,
al recordarte...

Haciendo guerra...
con tus flores buenas.


Chabuca Granda

Recordás aquella canción de chabuca a heraud?
El surco

(Chabuca Granda)



Dentro de un surco abierto vi germinar
Un lucero de infinita soledad
Y con una canasta le vi regar
Con agua de un arroyo de oscuridad
Ah, malhaya, la siembra se echó a perder
Y el agua del arroyo se echó a correr
Al lucero le gusta la libertad
Y al agua del arroyo la claridad
No dio fruto el lucero, se fue a alumbrar
Y el agua del arroyo te fue a cuidar
En una hora triste quise cantar
Y dentro de mi canto quise gritar
Y dentro de mi grito quise llorar
Pero tan sólo canto para callar
Ah, malhaya la hora en que fui a cantar
Ah, malhaya la hora en que fui a gritar
Si gritando se llora para callar
Y mi vaso sediento no llega al mar
Ah, malhaya la hora en que fui a cantar
Ah, malhaya la hora en que fui a gritar
Y así se fue el lucero a su libertad
Y así se fue el arroyo a su claridad
No me llegó la hora de clarinar.


Me gusta

20 de junio de 2006 a las 4:15
En respuesta a occam

Recordás aquella canción de chabuca a heraud?
El surco

(Chabuca Granda)



Dentro de un surco abierto vi germinar
Un lucero de infinita soledad
Y con una canasta le vi regar
Con agua de un arroyo de oscuridad
Ah, malhaya, la siembra se echó a perder
Y el agua del arroyo se echó a correr
Al lucero le gusta la libertad
Y al agua del arroyo la claridad
No dio fruto el lucero, se fue a alumbrar
Y el agua del arroyo te fue a cuidar
En una hora triste quise cantar
Y dentro de mi canto quise gritar
Y dentro de mi grito quise llorar
Pero tan sólo canto para callar
Ah, malhaya la hora en que fui a cantar
Ah, malhaya la hora en que fui a gritar
Si gritando se llora para callar
Y mi vaso sediento no llega al mar
Ah, malhaya la hora en que fui a cantar
Ah, malhaya la hora en que fui a gritar
Y así se fue el lucero a su libertad
Y así se fue el arroyo a su claridad
No me llegó la hora de clarinar.


Una más...
EL FUSIL DEL POETA

Mientras jugó la guerra de los niños, con un fusil hecho de cualquier cosa.

Quizá de arroz, quien sabe de una rosa, envejeció de amor, cargando furias.

Y se enroló a morir donde antes quiso, simplemente sucede y como dijo.

Ese día el fusil era una rosa
rastrillada en el aire... peligrosa.

Ese día era el Sol, más Sol al río, más río el río y más la guerra era...

Y más la muerte desde la ribera, contra el leve fusil que era ese día

Solamente una rosa...

Ese día era el Sol, más Sol al río, más río el río y más la guerra era...

Y más la muerte desde la ribera y una granada el verso, detonado.

Abierta está la rosa colorada, en la margen del río enraizada, quedó al rocío que llovió de un río aquel, hundido río, en su vena rota.

Abierta está, alerta como entonces al hombro del poeta.

Va ganando la guerra con su rosa, la boca desde el río
sus pájaros, sus árboles...

Y es que jugó la guerra de los hombres, haciéndose un fusil de cada cosa, que no fuera un fusil.

Ese día se armaba de una rosa...

El fusil del poeta es una rosa...


Chabuca Granda

Me gusta

1 de julio de 2006 a las 1:48
En respuesta a manchitazul

Una más...
EL FUSIL DEL POETA

Mientras jugó la guerra de los niños, con un fusil hecho de cualquier cosa.

Quizá de arroz, quien sabe de una rosa, envejeció de amor, cargando furias.

Y se enroló a morir donde antes quiso, simplemente sucede y como dijo.

Ese día el fusil era una rosa
rastrillada en el aire... peligrosa.

Ese día era el Sol, más Sol al río, más río el río y más la guerra era...

Y más la muerte desde la ribera, contra el leve fusil que era ese día

Solamente una rosa...

Ese día era el Sol, más Sol al río, más río el río y más la guerra era...

Y más la muerte desde la ribera y una granada el verso, detonado.

Abierta está la rosa colorada, en la margen del río enraizada, quedó al rocío que llovió de un río aquel, hundido río, en su vena rota.

Abierta está, alerta como entonces al hombro del poeta.

Va ganando la guerra con su rosa, la boca desde el río
sus pájaros, sus árboles...

Y es que jugó la guerra de los hombres, haciéndose un fusil de cada cosa, que no fuera un fusil.

Ese día se armaba de una rosa...

El fusil del poeta es una rosa...


Chabuca Granda

¡gracias!
te mandé privado

Me gusta

9 de julio de 2006 a las 3:37
En respuesta a occam

¡gracias!
te mandé privado

Las gracias...
a usted.

Respondido está.

Saludos

Me gusta

9 de julio de 2006 a las 3:51

Nadie...
NADIE TE MOLESTA, HERMANO

Nadie te molesta,
hermano.
Hoy duermes en tu cuna
Y en tu leche,
hoy duermes en tu sueño
y en tu noche.
¿Qué espantos, qué
miedos te cogerán
en madrugada y
te sacudirán en
viernes o en sábados
o en sábados convulsos?
No. Aquí estoy yo,
hermano,
velando tu tranquilidad
y tus noches,
mirando tus manos
enlazadas con
la luna,
mirando tu rostro
hundido en tus
sus otoñales
inviernos. Y aquí
está tu hermano,
tu colcha, tu
sábana, y
tu almohada,
y tu hermano
para evitar que
ángeles perversos
paseen por tus
ojos
para coger tus
sueños y arrullarlos
fieramente.
Hoy, durmiendo,
cuidando tu muerte
por momentos,
evitaré que nuevos
soles nazcan en tu
frente, evitaré
las tinieblas y las
ruinas,
las miserias y,
los males,
(que hoy se vislumbran
en mis ojos)
para hacer de ti,
hermano,
un nuevo hombre
nacido aquí en
la aurora.

Javier Heraud

Me gusta

9 de julio de 2006 a las 3:55
En respuesta a manchitazul

Las gracias...
a usted.

Respondido está.

Saludos

Mire
Segui buscando
El surco lo hizo para que nadie olvide a Javier Heraud, un joven poeta muerto durante la revolución de Velasco Alvarado en un río de la selva peruana, a quien pinta como la inmolada paloma solitaria de nuestros días. (Página/12)

Me gusta

9 de julio de 2006 a las 3:57
En respuesta a occam

Mire
Segui buscando
El surco lo hizo para que nadie olvide a Javier Heraud, un joven poeta muerto durante la revolución de Velasco Alvarado en un río de la selva peruana, a quien pinta como la inmolada paloma solitaria de nuestros días. (Página/12)

Lo dicho...
Buscaré.

Saludos

Me gusta

9 de julio de 2006 a las 6:11
En respuesta a occam

Mire
Segui buscando
El surco lo hizo para que nadie olvide a Javier Heraud, un joven poeta muerto durante la revolución de Velasco Alvarado en un río de la selva peruana, a quien pinta como la inmolada paloma solitaria de nuestros días. (Página/12)

Solo un detalle...
Heraud no murio durante durante la revolucion de Velasco. Fue antes. Fue del grupo de universitarios que se metieron en la guerrilla, inspirados por Fidel y el Che.

Su poema fue un presagio. Murio en la selva de Puerto Maldonado, tal como describe, "entre pajaros y arboles"...

Me gusta

9 de julio de 2006 a las 8:51
En respuesta a ceremoniosa

Solo un detalle...
Heraud no murio durante durante la revolucion de Velasco. Fue antes. Fue del grupo de universitarios que se metieron en la guerrilla, inspirados por Fidel y el Che.

Su poema fue un presagio. Murio en la selva de Puerto Maldonado, tal como describe, "entre pajaros y arboles"...

Gracias
sucede que manchita y yo leimos en contratapas de obras de Chabuca Granda informaciones diversas c/r a que o quien dedicó el tema "El surco" a partir de ahi buscamos información, lo que pegue fue otra de las cosas que hallé, distinta de las que "sabíamos".

Me gusta

Anteriores conversaciones

Ultimas conversaciones

  • Kit

    24 de diciembre de 2014 a las 16:27

  • ¿y la charla no quiere tener hijos del nick hadablan?

    9 de mayo de 2012 a las 10:02

  • Se nos fue el flaco,¡que pena inmensa!

    9 de febrero de 2012 a las 11:50

  • Alzora1234

    29 de julio de 2011 a las 2:03

  • Lo vi y me dije ¡es ella!

    7 de julio de 2011 a las 3:19

  • Respondo

    7 de julio de 2011 a las 6:51

  • A esto llamo yo tener sentido del humor

    12 de febrero de 2010 a las 23:15

Conversaciones más activas

Un don excepcional

Compartir
Videos, noticias, concursos y ¡muchas sorpresas!
facebook

Puede interesarte

Principio de la página