Inicio / Foro / Pareja / Nunca me han hecho sexo oral

Nunca me han hecho sexo oral

23 de noviembre a las 16:59

Y no penséis que soy una chica de mente cerrada o que no entiendo de sexualidad, al contrario. Me encanta disfrutar del sexo, probar cosas nuevas, tengo fantasías como todo el mundo y conozco mi cuerpo... pero por algún motivo, nunca me he atrevido a pedir sexo oral a un chico, y tampoco ninguno me lo ha ofrecido.
Mucha gente me dice que de buena soy tonta y eso quizá se refleja también es este aspecto de mi vida: me preocupo de hacer disfrutar a la otra persona, es mi objetivo en una relación sexual (lógicamente disfruto con ello, sino no lo haría). Eso no quiere decir que yo me quede sin mi orgasmo, que tampoco llego a ese nivel y ya me encargo yo de provocármelo... pero que soy mucho más de dar que de recibir, y eso hace que mi placer físico pase a un segundo plano (parece que simplemente me conformo con llegar al final del acto y ya me doy por satisfecha) y creo que no está bien, porque pensándolo en frío, a mí también me gustaría sentir que la otra persona se preocupa por mí... y, hablando en plata, experimentar como es que me provoquen un orgasmo sin yo usar mis manos.
También he de admitir que tengo como cierto tabú con esta práctica. Nunca fantaseo con ella, me comporto como si no existiera. Y el simple hecho de imaginar tener a alguien "ahí abajo" me causa mucha vergüenza, entre otras cosas porque no sé como es el flujo ni el olor en otras chicas y me da miedo que el mío resulte repulsivo (no tengo mal olor ni nada, llevo mis visitas al ginecólogo al día, pero ya me entendéis... me da vergüenza/miedo lo que pueda pensar el chico cuando se encuentre en la faena, ya no sólo por olores y flujos, sino también por la apariencia de mis genitales... que son bastante normales pero tengo como cierta inseguridad con que me observen esa zona), y creo que estaría muy incómoda de sentir que esa persona se está dedicando exclusivamente a mí.
¿Algún consejo para aceptar esta práctica?

23 de noviembre a las 17:05
En respuesta a hijadelaluna36

Y no penséis que soy una chica de mente cerrada o que no entiendo de sexualidad, al contrario. Me encanta disfrutar del sexo, probar cosas nuevas, tengo fantasías como todo el mundo y conozco mi cuerpo... pero por algún motivo, nunca me he atrevido a pedir sexo oral a un chico, y tampoco ninguno me lo ha ofrecido.
Mucha gente me dice que de buena soy tonta y eso quizá se refleja también es este aspecto de mi vida: me preocupo de hacer disfrutar a la otra persona, es mi objetivo en una relación sexual (lógicamente disfruto con ello, sino no lo haría). Eso no quiere decir que yo me quede sin mi orgasmo, que tampoco llego a ese nivel y ya me encargo yo de provocármelo... pero que soy mucho más de dar que de recibir, y eso hace que mi placer físico pase a un segundo plano (parece que simplemente me conformo con llegar al final del acto y ya me doy por satisfecha) y creo que no está bien, porque pensándolo en frío, a mí también me gustaría sentir que la otra persona se preocupa por mí... y, hablando en plata, experimentar como es que me provoquen un orgasmo sin yo usar mis manos.
También he de admitir que tengo como cierto tabú con esta práctica. Nunca fantaseo con ella, me comporto como si no existiera. Y el simple hecho de imaginar tener a alguien "ahí abajo" me causa mucha vergüenza, entre otras cosas porque no sé como es el flujo ni el olor en otras chicas y me da miedo que el mío resulte repulsivo (no tengo mal olor ni nada, llevo mis visitas al ginecólogo al día, pero ya me entendéis... me da vergüenza/miedo lo que pueda pensar el chico cuando se encuentre en la faena, ya no sólo por olores y flujos, sino también por la apariencia de mis genitales... que son bastante normales pero tengo como cierta inseguridad con que me observen esa zona), y creo que estaría muy incómoda de sentir que esa persona se está dedicando exclusivamente a mí.
¿Algún consejo para aceptar esta práctica? 

Si.Solo encuentra al hombre adecuado.

Me gusta

23 de noviembre a las 19:06

Piensas demasiado. Sólo déjate llevar.

1 likesMe gusta

23 de noviembre a las 19:18

Cada persona tiene sus gustos y sus prejuicios, a mi personalmente me encanta hacerle sexo oral a una mujer, pero hay algunas que no les gusta y respeto su reticencia a ciertas prácticas, a otras les encanta ese juego y llegan al orgasmo y es delicioso sentir como se vienen con tus caricias, solo disfruta del momento a la mayoría de los hombres les encanta hacerle sexo oral a una mujer.

Me gusta

23 de noviembre a las 21:05

No solo no has dado con el hombre correcto, te han buscado para satisfacer solo a ellos mismos.

Eso de que termines tu misma no debe de ser asi.
Y tampoco es cuestion de pedir ya que si ni siquiera te lo hacen es q ni quieren o no saben.

Por olores y fluidos no te preocupes, a los hombres nos fascina lo que tienen entre las piernas. A la mayoría, sin duda!

Me gusta

23 de noviembre a las 21:26
En respuesta a hijadelaluna36

Y no penséis que soy una chica de mente cerrada o que no entiendo de sexualidad, al contrario. Me encanta disfrutar del sexo, probar cosas nuevas, tengo fantasías como todo el mundo y conozco mi cuerpo... pero por algún motivo, nunca me he atrevido a pedir sexo oral a un chico, y tampoco ninguno me lo ha ofrecido.
Mucha gente me dice que de buena soy tonta y eso quizá se refleja también es este aspecto de mi vida: me preocupo de hacer disfrutar a la otra persona, es mi objetivo en una relación sexual (lógicamente disfruto con ello, sino no lo haría). Eso no quiere decir que yo me quede sin mi orgasmo, que tampoco llego a ese nivel y ya me encargo yo de provocármelo... pero que soy mucho más de dar que de recibir, y eso hace que mi placer físico pase a un segundo plano (parece que simplemente me conformo con llegar al final del acto y ya me doy por satisfecha) y creo que no está bien, porque pensándolo en frío, a mí también me gustaría sentir que la otra persona se preocupa por mí... y, hablando en plata, experimentar como es que me provoquen un orgasmo sin yo usar mis manos.
También he de admitir que tengo como cierto tabú con esta práctica. Nunca fantaseo con ella, me comporto como si no existiera. Y el simple hecho de imaginar tener a alguien "ahí abajo" me causa mucha vergüenza, entre otras cosas porque no sé como es el flujo ni el olor en otras chicas y me da miedo que el mío resulte repulsivo (no tengo mal olor ni nada, llevo mis visitas al ginecólogo al día, pero ya me entendéis... me da vergüenza/miedo lo que pueda pensar el chico cuando se encuentre en la faena, ya no sólo por olores y flujos, sino también por la apariencia de mis genitales... que son bastante normales pero tengo como cierta inseguridad con que me observen esa zona), y creo que estaría muy incómoda de sentir que esa persona se está dedicando exclusivamente a mí.
¿Algún consejo para aceptar esta práctica? 

Primero prueba con un juguete "que no tiene vista"...

Me gusta

23 de noviembre a las 21:30
En respuesta a hijadelaluna36

Y no penséis que soy una chica de mente cerrada o que no entiendo de sexualidad, al contrario. Me encanta disfrutar del sexo, probar cosas nuevas, tengo fantasías como todo el mundo y conozco mi cuerpo... pero por algún motivo, nunca me he atrevido a pedir sexo oral a un chico, y tampoco ninguno me lo ha ofrecido.
Mucha gente me dice que de buena soy tonta y eso quizá se refleja también es este aspecto de mi vida: me preocupo de hacer disfrutar a la otra persona, es mi objetivo en una relación sexual (lógicamente disfruto con ello, sino no lo haría). Eso no quiere decir que yo me quede sin mi orgasmo, que tampoco llego a ese nivel y ya me encargo yo de provocármelo... pero que soy mucho más de dar que de recibir, y eso hace que mi placer físico pase a un segundo plano (parece que simplemente me conformo con llegar al final del acto y ya me doy por satisfecha) y creo que no está bien, porque pensándolo en frío, a mí también me gustaría sentir que la otra persona se preocupa por mí... y, hablando en plata, experimentar como es que me provoquen un orgasmo sin yo usar mis manos.
También he de admitir que tengo como cierto tabú con esta práctica. Nunca fantaseo con ella, me comporto como si no existiera. Y el simple hecho de imaginar tener a alguien "ahí abajo" me causa mucha vergüenza, entre otras cosas porque no sé como es el flujo ni el olor en otras chicas y me da miedo que el mío resulte repulsivo (no tengo mal olor ni nada, llevo mis visitas al ginecólogo al día, pero ya me entendéis... me da vergüenza/miedo lo que pueda pensar el chico cuando se encuentre en la faena, ya no sólo por olores y flujos, sino también por la apariencia de mis genitales... que son bastante normales pero tengo como cierta inseguridad con que me observen esa zona), y creo que estaría muy incómoda de sentir que esa persona se está dedicando exclusivamente a mí.
¿Algún consejo para aceptar esta práctica? 

Chica, el sexo es de dar y recibir. Así como tu piensas en la otra persona, no te incomodes de que la otra persona piense en ti. Quizás es también lo que quiere; por ejemplo para mi lo más importante es la satisfacción de mi pareja y el oral es una forma de conseguirlo. Además deja tus inseguridades, dejate llevar en ese momento, sin tabues ni nada

Me gusta

23 de noviembre a las 21:44
En respuesta a hijadelaluna36

Y no penséis que soy una chica de mente cerrada o que no entiendo de sexualidad, al contrario. Me encanta disfrutar del sexo, probar cosas nuevas, tengo fantasías como todo el mundo y conozco mi cuerpo... pero por algún motivo, nunca me he atrevido a pedir sexo oral a un chico, y tampoco ninguno me lo ha ofrecido.
Mucha gente me dice que de buena soy tonta y eso quizá se refleja también es este aspecto de mi vida: me preocupo de hacer disfrutar a la otra persona, es mi objetivo en una relación sexual (lógicamente disfruto con ello, sino no lo haría). Eso no quiere decir que yo me quede sin mi orgasmo, que tampoco llego a ese nivel y ya me encargo yo de provocármelo... pero que soy mucho más de dar que de recibir, y eso hace que mi placer físico pase a un segundo plano (parece que simplemente me conformo con llegar al final del acto y ya me doy por satisfecha) y creo que no está bien, porque pensándolo en frío, a mí también me gustaría sentir que la otra persona se preocupa por mí... y, hablando en plata, experimentar como es que me provoquen un orgasmo sin yo usar mis manos.
También he de admitir que tengo como cierto tabú con esta práctica. Nunca fantaseo con ella, me comporto como si no existiera. Y el simple hecho de imaginar tener a alguien "ahí abajo" me causa mucha vergüenza, entre otras cosas porque no sé como es el flujo ni el olor en otras chicas y me da miedo que el mío resulte repulsivo (no tengo mal olor ni nada, llevo mis visitas al ginecólogo al día, pero ya me entendéis... me da vergüenza/miedo lo que pueda pensar el chico cuando se encuentre en la faena, ya no sólo por olores y flujos, sino también por la apariencia de mis genitales... que son bastante normales pero tengo como cierta inseguridad con que me observen esa zona), y creo que estaría muy incómoda de sentir que esa persona se está dedicando exclusivamente a mí.
¿Algún consejo para aceptar esta práctica? 

quitate esas cosas de la cabeza...nos encanta haceroslo.

Me gusta

23 de noviembre a las 22:19

True love

Me gusta

23 de noviembre a las 22:57
En respuesta a hijadelaluna36

Y no penséis que soy una chica de mente cerrada o que no entiendo de sexualidad, al contrario. Me encanta disfrutar del sexo, probar cosas nuevas, tengo fantasías como todo el mundo y conozco mi cuerpo... pero por algún motivo, nunca me he atrevido a pedir sexo oral a un chico, y tampoco ninguno me lo ha ofrecido.
Mucha gente me dice que de buena soy tonta y eso quizá se refleja también es este aspecto de mi vida: me preocupo de hacer disfrutar a la otra persona, es mi objetivo en una relación sexual (lógicamente disfruto con ello, sino no lo haría). Eso no quiere decir que yo me quede sin mi orgasmo, que tampoco llego a ese nivel y ya me encargo yo de provocármelo... pero que soy mucho más de dar que de recibir, y eso hace que mi placer físico pase a un segundo plano (parece que simplemente me conformo con llegar al final del acto y ya me doy por satisfecha) y creo que no está bien, porque pensándolo en frío, a mí también me gustaría sentir que la otra persona se preocupa por mí... y, hablando en plata, experimentar como es que me provoquen un orgasmo sin yo usar mis manos.
También he de admitir que tengo como cierto tabú con esta práctica. Nunca fantaseo con ella, me comporto como si no existiera. Y el simple hecho de imaginar tener a alguien "ahí abajo" me causa mucha vergüenza, entre otras cosas porque no sé como es el flujo ni el olor en otras chicas y me da miedo que el mío resulte repulsivo (no tengo mal olor ni nada, llevo mis visitas al ginecólogo al día, pero ya me entendéis... me da vergüenza/miedo lo que pueda pensar el chico cuando se encuentre en la faena, ya no sólo por olores y flujos, sino también por la apariencia de mis genitales... que son bastante normales pero tengo como cierta inseguridad con que me observen esa zona), y creo que estaría muy incómoda de sentir que esa persona se está dedicando exclusivamente a mí.
¿Algún consejo para aceptar esta práctica? 

Un consejo es hacerlo con la persona que te sientas en confianza, y si tú lo haces por qué no dejar que te lo hagan es importante conocer esa parte de tu cuerpo que destaque por subdulsura y si sientes algún miedo por sabor o otra cosa rara, en los sexshop venden aceites de sabores que te puedes poner ya sea en tu vagina o en el pene de tu pareja disfrutas 

Me gusta

24 de noviembre a las 2:51

No le hagas sexo oral a tu pareja hasta que él te lo haga. Aprende a educar a tu hombre.
 

1 likesMe gusta

24 de noviembre a las 11:17

RESPUESTA GENERAL
Ya que más o menos me habéis dado las mismas respuestas... os contesto a todos aquí para abreviar.
A los que decís que no he encontrado al hombre adecuado: imagino que influirá en la predisposición del chico, no lo niego... pero como comento, el problema lo tengo yo, teniendo ese tabú y creo que es algo que he de trabajar primero y encontrar al hombre indicado después. Por mucho que le encuentre ahora mismo y desee hacérmelo, yo me voy a negar porque me da mucho reparo...
A quien me recomienda probar primero con un juguete (nefertiti779): no me asusta mi vagina... yo sola me masturbo y llego al orgasmo perfectamente, y durante el coito más de lo mismo. El problema simplemente está en recibir sexo oral. Comprarme un juguete para superarlo sería como tomarme una pastilla para la tos cuando tengo sueño...
A los que me decís que a los hombres os encanta hacérnoslo: y entonces, ¿por qué ningún chico me lo ha propuesto o lo ha intentado si quiera? Es posible que como dice psicofx solo he estado con chicos que buscaban su placer y ya... pero no puedo evitar que es influya en mi subconsciente de manera negativa, dándome el mensaje como si fuese una práctica repudiada, que está mal, que es infrecuente, que no debería querer ni esperar, etc.
Y una nota que añado: no tengo pareja, pero por supuesto he tenido así como también he tenido compañeros sexuales sin más.
También como digo, yo disfruto demasiado de dar... si me niego a hacer sexo oral hasta que me lo den a mí, me estoyeg nando gran parte de satisfacción psicológica en esa relación, perdería mucha chispa. A su vez, lo que comento... teniendo ese tabú no aceptaré recibirlo hasta que no normalice esa práctica en mi interior.

Me gusta

24 de noviembre a las 11:41
En respuesta a hijadelaluna36

Y no penséis que soy una chica de mente cerrada o que no entiendo de sexualidad, al contrario. Me encanta disfrutar del sexo, probar cosas nuevas, tengo fantasías como todo el mundo y conozco mi cuerpo... pero por algún motivo, nunca me he atrevido a pedir sexo oral a un chico, y tampoco ninguno me lo ha ofrecido.
Mucha gente me dice que de buena soy tonta y eso quizá se refleja también es este aspecto de mi vida: me preocupo de hacer disfrutar a la otra persona, es mi objetivo en una relación sexual (lógicamente disfruto con ello, sino no lo haría). Eso no quiere decir que yo me quede sin mi orgasmo, que tampoco llego a ese nivel y ya me encargo yo de provocármelo... pero que soy mucho más de dar que de recibir, y eso hace que mi placer físico pase a un segundo plano (parece que simplemente me conformo con llegar al final del acto y ya me doy por satisfecha) y creo que no está bien, porque pensándolo en frío, a mí también me gustaría sentir que la otra persona se preocupa por mí... y, hablando en plata, experimentar como es que me provoquen un orgasmo sin yo usar mis manos.
También he de admitir que tengo como cierto tabú con esta práctica. Nunca fantaseo con ella, me comporto como si no existiera. Y el simple hecho de imaginar tener a alguien "ahí abajo" me causa mucha vergüenza, entre otras cosas porque no sé como es el flujo ni el olor en otras chicas y me da miedo que el mío resulte repulsivo (no tengo mal olor ni nada, llevo mis visitas al ginecólogo al día, pero ya me entendéis... me da vergüenza/miedo lo que pueda pensar el chico cuando se encuentre en la faena, ya no sólo por olores y flujos, sino también por la apariencia de mis genitales... que son bastante normales pero tengo como cierta inseguridad con que me observen esa zona), y creo que estaría muy incómoda de sentir que esa persona se está dedicando exclusivamente a mí.
¿Algún consejo para aceptar esta práctica? 

Hola hijadelanuna!

Yo tambien soy como tú mas de dar que de recibir , que casualidad ! pues por experiencia propia te diré que es una practica que tiene que gustar a ambas partes al principio si puede hacerse un poco extraño o raro pero como tu dices todo es probar y ver que tal si te gusta o no .

Por probar no pierdes nada, eso sí es recomendable que durante el sexo oral este bien limpia la zona ya que si no lo está se pueden transmitir enfermedades y tal por lo demás adelante y prueba que la vida son dos dias!

un saludo =)

Me gusta

24 de noviembre a las 12:31

Dale sabor a tu vida sexual con www.reductil-sibutramine.net - a veces, tú y tu pareja necesitan un poco de aliento para evolucionar en su relación sexual. Prueba esto y por un muy buen precio, puedes vivir una vida mejor

Me gusta

24 de noviembre a las 13:45

Pues te hago unas sugerencias:

1) cuando estén en la cama acuesta a tu pareja boca arriba, le haces oral y te acomodas para que tu vulva quede en su cara, vamos tú propón el 69 sin decir nada

2) cuando lo estés montando saca su pene, juegalo entre tus nalgas, lo manejas un ratito con tus manos mientras te frotas con su cuerpo subiendo poco a poco hasta que tu vulva quede en su boca, le tomas de su cabeza y le dices de manera caliente -prueba como me tienes de mojada, prueba mis jugos-

3) si el chico termina y aún no te corres, te separas de él, abres tus piernas mientras te acaricias la vulva y le dices -pasa tu lengua por donde yo paso mis dedos- eso te lo agradecerás y te lo agradecerá, por que si le enseñas a cómo comer una vulva hará felíces a otras mujeres y principalmente a ti, ya que lo hará justo como a tí te gusta

4) contactame y yo encantado de comerte  

Si en los puntos 1 al 3 tienes respuestas desfavorables por que a los chicos en turno no les viene bien la idea, pasa sin dudar al punto 4 

Me gusta

24 de noviembre a las 15:12

Power

Me gusta

24 de noviembre a las 20:35

Hola hijadelaluna36

Es mi primer msj en el foro ya que me llamó la atención tu post. Dejame decirte que no sos la unica mujer en este lugar. ni la primera ni la ultima. Pero para poder disfrutar del sexo oral tenés que sentir el deseo de tener a alguien ahí entre tus piernas. Hablo por mi (no puedo generalizar) que no hay nada mas increible que dar sexo oral a una mujer, incluso mas que me lo hagan a mi. 

Pierde ese tabú y disfruta!

Saludos!

Me gusta

24 de noviembre a las 21:20
En respuesta a hijadelaluna36

Y no penséis que soy una chica de mente cerrada o que no entiendo de sexualidad, al contrario. Me encanta disfrutar del sexo, probar cosas nuevas, tengo fantasías como todo el mundo y conozco mi cuerpo... pero por algún motivo, nunca me he atrevido a pedir sexo oral a un chico, y tampoco ninguno me lo ha ofrecido.
Mucha gente me dice que de buena soy tonta y eso quizá se refleja también es este aspecto de mi vida: me preocupo de hacer disfrutar a la otra persona, es mi objetivo en una relación sexual (lógicamente disfruto con ello, sino no lo haría). Eso no quiere decir que yo me quede sin mi orgasmo, que tampoco llego a ese nivel y ya me encargo yo de provocármelo... pero que soy mucho más de dar que de recibir, y eso hace que mi placer físico pase a un segundo plano (parece que simplemente me conformo con llegar al final del acto y ya me doy por satisfecha) y creo que no está bien, porque pensándolo en frío, a mí también me gustaría sentir que la otra persona se preocupa por mí... y, hablando en plata, experimentar como es que me provoquen un orgasmo sin yo usar mis manos.
También he de admitir que tengo como cierto tabú con esta práctica. Nunca fantaseo con ella, me comporto como si no existiera. Y el simple hecho de imaginar tener a alguien "ahí abajo" me causa mucha vergüenza, entre otras cosas porque no sé como es el flujo ni el olor en otras chicas y me da miedo que el mío resulte repulsivo (no tengo mal olor ni nada, llevo mis visitas al ginecólogo al día, pero ya me entendéis... me da vergüenza/miedo lo que pueda pensar el chico cuando se encuentre en la faena, ya no sólo por olores y flujos, sino también por la apariencia de mis genitales... que son bastante normales pero tengo como cierta inseguridad con que me observen esa zona), y creo que estaría muy incómoda de sentir que esa persona se está dedicando exclusivamente a mí.
¿Algún consejo para aceptar esta práctica? 

con la pesona correcta estarias completamente satisfecha en todos esos ambitos.
personalmente a mi me facina darle sexo oral a la mujer, es algo que ellas sisfrutan mucho y lo tengo como primordial. saludos 

Me gusta

24 de noviembre a las 22:11
En respuesta a hijadelaluna36

Y no penséis que soy una chica de mente cerrada o que no entiendo de sexualidad, al contrario. Me encanta disfrutar del sexo, probar cosas nuevas, tengo fantasías como todo el mundo y conozco mi cuerpo... pero por algún motivo, nunca me he atrevido a pedir sexo oral a un chico, y tampoco ninguno me lo ha ofrecido.
Mucha gente me dice que de buena soy tonta y eso quizá se refleja también es este aspecto de mi vida: me preocupo de hacer disfrutar a la otra persona, es mi objetivo en una relación sexual (lógicamente disfruto con ello, sino no lo haría). Eso no quiere decir que yo me quede sin mi orgasmo, que tampoco llego a ese nivel y ya me encargo yo de provocármelo... pero que soy mucho más de dar que de recibir, y eso hace que mi placer físico pase a un segundo plano (parece que simplemente me conformo con llegar al final del acto y ya me doy por satisfecha) y creo que no está bien, porque pensándolo en frío, a mí también me gustaría sentir que la otra persona se preocupa por mí... y, hablando en plata, experimentar como es que me provoquen un orgasmo sin yo usar mis manos.
También he de admitir que tengo como cierto tabú con esta práctica. Nunca fantaseo con ella, me comporto como si no existiera. Y el simple hecho de imaginar tener a alguien "ahí abajo" me causa mucha vergüenza, entre otras cosas porque no sé como es el flujo ni el olor en otras chicas y me da miedo que el mío resulte repulsivo (no tengo mal olor ni nada, llevo mis visitas al ginecólogo al día, pero ya me entendéis... me da vergüenza/miedo lo que pueda pensar el chico cuando se encuentre en la faena, ya no sólo por olores y flujos, sino también por la apariencia de mis genitales... que son bastante normales pero tengo como cierta inseguridad con que me observen esa zona), y creo que estaría muy incómoda de sentir que esa persona se está dedicando exclusivamente a mí.
¿Algún consejo para aceptar esta práctica? 

No te pierdes nada. Es verdad que tienes que probarlo y a todos nos encanta, pero para uno que lo haga bien hay millones que es como si se comieran un helado..

Por el tema de que lo das todo yo te aconsejaría que te dejes hacer. Se un poco más tranquila y despreocúpate de la otra persona. ¡Es el momento de que disfrutes tuú!

Me gusta

24 de noviembre a las 22:19
En respuesta a hijadelaluna36

Y no penséis que soy una chica de mente cerrada o que no entiendo de sexualidad, al contrario. Me encanta disfrutar del sexo, probar cosas nuevas, tengo fantasías como todo el mundo y conozco mi cuerpo... pero por algún motivo, nunca me he atrevido a pedir sexo oral a un chico, y tampoco ninguno me lo ha ofrecido.
Mucha gente me dice que de buena soy tonta y eso quizá se refleja también es este aspecto de mi vida: me preocupo de hacer disfrutar a la otra persona, es mi objetivo en una relación sexual (lógicamente disfruto con ello, sino no lo haría). Eso no quiere decir que yo me quede sin mi orgasmo, que tampoco llego a ese nivel y ya me encargo yo de provocármelo... pero que soy mucho más de dar que de recibir, y eso hace que mi placer físico pase a un segundo plano (parece que simplemente me conformo con llegar al final del acto y ya me doy por satisfecha) y creo que no está bien, porque pensándolo en frío, a mí también me gustaría sentir que la otra persona se preocupa por mí... y, hablando en plata, experimentar como es que me provoquen un orgasmo sin yo usar mis manos.
También he de admitir que tengo como cierto tabú con esta práctica. Nunca fantaseo con ella, me comporto como si no existiera. Y el simple hecho de imaginar tener a alguien "ahí abajo" me causa mucha vergüenza, entre otras cosas porque no sé como es el flujo ni el olor en otras chicas y me da miedo que el mío resulte repulsivo (no tengo mal olor ni nada, llevo mis visitas al ginecólogo al día, pero ya me entendéis... me da vergüenza/miedo lo que pueda pensar el chico cuando se encuentre en la faena, ya no sólo por olores y flujos, sino también por la apariencia de mis genitales... que son bastante normales pero tengo como cierta inseguridad con que me observen esa zona), y creo que estaría muy incómoda de sentir que esa persona se está dedicando exclusivamente a mí.
¿Algún consejo para aceptar esta práctica? 

Claro quie sí!, envíame un msj privado! 

Me gusta

Anteriores conversaciones

Conversaciones más activas

No te pierdas ni uno solo de nuestros tableros en Pinterest
pinterest

Puede interesarte