Inicio / Foro / Pareja / Amor frente a amistad y compañerismo

Amor frente a amistad y compañerismo

7 de julio de 2010 a las 17:09

Acabo de descubrir este sitio buscando por internet porque ya no sé que hacer. Estoy muy despistada y no sé que camino seguir.
Llevo 10 años casada y he sido muy feliz, tengo una niña de 6 años, un buen trabajo y una buena vida. Con mi pareja todo está muy bien, pero de un tiempo a esta parte una mujer se ha metido entre nosotros, o eso creo yo.
Mi marido lleva meses trabajando intensamente en un proyecto y su compañera más cercana es una mujer. Él la valora mucho profesionalmente y como persona, habla mucho y muy bien de ella y constantemente están contacto, incluso fuera del trabajo tanto por móvil como por mail, hasta los fines de semana, por si no pasan bastantes horas juntos a diario.
Aparentemente todo es trabajo, son corresponsables de un proyecto muy absorbente, pero creo que la conexión entre ellos se ha hecho muy fuerte, se ve la complicidad que tienen desde lejos, incluso cuando están delante de sus respectivas parejas. Tienen una cercanía casi física, se miran mucho, se tocan, se rién con ganas, no sé. No me parece que que sea solo trabajo, es algo más íntimo e intenso, y me parece que al marido de ella tampoco le gusta lo que percibe, aunque no tengo confianza como para comentarle nada, solo le he visto 4 o 5 veces, cenando o tomando una copa, nada más. Pero pienso que para él también tiene que ser evidente que cuando su mujer u mi marido están juntos, los demás, aunque presentes, no contamos. Es una sensación rara, como de que sobro y me duele mucho.
Lo he hablado con mi pareja y él se ríe, no lo toma en serio y dice que son imaginaciones mías, que por supueto aprecia mucho a L, que es una buenísima amiga, además de compañera estupenda e incansable, incluso afirma deberle montones de favores y estar en deuda con ella, pero que de lo demás nada de nada, que pobrecilla, que para él no es una mujer, que no la ve así. La verdad es que el físico no la acompaña nada, es inteligente, trabajadora, responsable, divertida y todo eso, pero también feita y tirando a obesa, sin gracia ninguna, a parte unos cuantos años mayor que nosotros, pero no quiero engañarme y ponerme una venda el los ojos por eso. Soy consciente de que hay cosas más importantes que la belleza física, no soy tan necia.
Ya no sé que más hacer, hablarlo, ya lo he hecho. No tengo pruebas concretas, no esconden su amistad ni su complicidad y mi marido no puede, ni querría cambiar de trabajo por mis neuras, solo me queda hablarlo con ella, siempre es encantadora conmigo y muy natural, pero me da mucho apuro, pienso que podría hacer el rídiculo.
He pensado trampear, mandarle un sms comprometido desde el móvil de mi marido y ver como responde, pero si no hay nada sería una buena metedura de pata y le dejaría en rídiculo o quedaría yo ante los dos, eso sin contar con que podría abrir la caja de pandora.
¿Que puedo hacer?, ¿podriais darme alguna idea?

7 de julio de 2010 a las 19:03

Morgannas,lo que cuentas
no es nada nuevo,sucede muchas veces que en el trabajo se crea esa cierta complicidad entre dos personas,y pensandolo bien es algo normal,te lo digo pues a mi me ha pasado lo mismo pero al contrario,y tambien a mi marido se le puso las orejas tiesas,todo sin motivos,me sentia muy a gusto al lado de un compañero,era agradable,delicado,y muy atento,pero nada mas,sin embargo a vista de pajaro parece otra cosa,creo que en principio no debes quebrarte la cabeza y nunca hagas lo que estas diciendo,te pondrias en un lugar incomodo y si entre ellos no hay nada mas que esa amistad tan particular que sentimos hacia un compi en particular quedarias ante los ojos de esa persona como alguien infantil y celosa,ve viendo como se va comportando tu pareja y si despues ves algo mas pones las cartas sobre el tapete y lo hablas con tu pareja,pero que sea porque tienes motivos claros.un saludo y no veas lo que casi seguro no hay.

Me gusta

7 de julio de 2010 a las 19:35

No sé si te puede servir
Con algunas diferencias, ella casada y yo soltero, ella dos años menor y para nada feita he tenido una relación muy parecida a la que tiene tu marido con esa compañera de trabajo.
Una empatía total, afinidad de pensamiento y una gran compenetración entre ambos.
Si daba de ir a tomar un café fuera de la oficina para despejarnos un rato, podía suceder que ibamos del brazo como algo natural y sin otras implicancias.
Inclusive, si bien integrámos un grupo de trabajo, viajamos juntos en algunas oportunidades por espacio de 1 semana y me imagino lo que podría pensar el marido, pero nunca hubo ningún acercamiento que pudiera dar a entender que había otra cosa entre nosotros.
Enamorada de su familia, su esposo y dos hijos pequeños.
Yo dejé ese trabajo hace unos 5 años y seguimos en contacto telefónico ocasionalmente.
Salvo que tu marido y ella sean unos perfectos caraduras, no creo que haya nada de que preocuparse.
Si existiera su actitud sería muy diferente.
Saludos.

Me gusta

8 de julio de 2010 a las 14:33
En respuesta a ricardo39

No sé si te puede servir
Con algunas diferencias, ella casada y yo soltero, ella dos años menor y para nada feita he tenido una relación muy parecida a la que tiene tu marido con esa compañera de trabajo.
Una empatía total, afinidad de pensamiento y una gran compenetración entre ambos.
Si daba de ir a tomar un café fuera de la oficina para despejarnos un rato, podía suceder que ibamos del brazo como algo natural y sin otras implicancias.
Inclusive, si bien integrámos un grupo de trabajo, viajamos juntos en algunas oportunidades por espacio de 1 semana y me imagino lo que podría pensar el marido, pero nunca hubo ningún acercamiento que pudiera dar a entender que había otra cosa entre nosotros.
Enamorada de su familia, su esposo y dos hijos pequeños.
Yo dejé ese trabajo hace unos 5 años y seguimos en contacto telefónico ocasionalmente.
Salvo que tu marido y ella sean unos perfectos caraduras, no creo que haya nada de que preocuparse.
Si existiera su actitud sería muy diferente.
Saludos.

Hola ricardo,
hacia tiempo que no leia ningun comentario tuyo en estos hilos,me alegro de leerte,eres alguien que creo tienes los pies en el suelo,un saludo.

Me gusta

9 de julio de 2010 a las 16:38

Es difícil
¿Donde se pone la linea?, ¿hasta donde cruzarla?, ¿donde parar? ......
Si estas trabajando codo a codo con una persona del otro sexo, compartiendo, ayudando y aprendiendo durante un montón de horas todos los días y resulta que hay conexión, complicidad y a veces hasta atracción física, yo me he preguntado y experimentado muchas veces: ¿cuando acaba la amistad y empieza el resto? La posibilidad de llegar a algo más y de compartir otras cosas, ¿es sano desear e inhibirse?, ¿qué se hace cuando uno no quiere inhibirse pero tampoco pretende herir a otro, a otro a quien posiblemente también ame? Lo dicho, muy, pero que muy difícil. Te puede librar, con suerte, que la compañera de tu marido sea un coquito, tal vez eso le haga ver las cosas de otra manera, si fuese atractiva, con lo que cuentas, ya llevas puesta la cornamenta.

Me gusta

9 de julio de 2010 a las 18:51
En respuesta a marfil69

Es difícil
¿Donde se pone la linea?, ¿hasta donde cruzarla?, ¿donde parar? ......
Si estas trabajando codo a codo con una persona del otro sexo, compartiendo, ayudando y aprendiendo durante un montón de horas todos los días y resulta que hay conexión, complicidad y a veces hasta atracción física, yo me he preguntado y experimentado muchas veces: ¿cuando acaba la amistad y empieza el resto? La posibilidad de llegar a algo más y de compartir otras cosas, ¿es sano desear e inhibirse?, ¿qué se hace cuando uno no quiere inhibirse pero tampoco pretende herir a otro, a otro a quien posiblemente también ame? Lo dicho, muy, pero que muy difícil. Te puede librar, con suerte, que la compañera de tu marido sea un coquito, tal vez eso le haga ver las cosas de otra manera, si fuese atractiva, con lo que cuentas, ya llevas puesta la cornamenta.

Marfil,creo que equivocas los terminos,
?donde esta es linea¿desde el instante que compartes tu vida con alguien y que os va bien y os respetais y quereis ya eso es una linea y muy grande,si uno de los dos las pasa le estamos perdiendo el respeto a nuestras parejas y a nosotros mismas,perfectamente se puede tener una gran amistad y complicidad con nuestros compis,pero pasar a mayores es otra cosa,eso es señal de que por mucho que digamos que con nuestras parejas estamos superior no es cierto,algo falla,dices que se libra por el coquito que pueda tener esa compañera,pero?y el marido,no tiene algo que ver en todo esto¿por mucho que nosotras en un momento dado queramos mas, si el compi de turno no quiere es muy dificil que suceda,creo que alguien con pareja de muchos años,una vida hecha con sus altas y bajas tiene que tener las cosas muy claras para liarse y estar expuexto/a a empezar de nuevo.desear es una cosa y poner en peligro toda una vida es otra,

Me gusta

10 de julio de 2010 a las 16:11

Gracias a todos por responderme
La verdad es que el fin de semana pasado lo pasé muy mal y me dejó totalmente descolocada, por eso encontré este foro y me decidí a escribir, para que personas objetivas me diesen ideas sobre como enfocar mi problema, que lo es y serio.
Yo ya estaba un poco saturada del nuevo proyecto laboral de mi pareja, y más aún de su maravillosísima compañera, que aparecía a todas las horas y por todas las vías de comunicació posibles, incluso cenando o comiendo con mis padres o mis suegros, hasta en la cama varias noches a eso de las doce o más. Llama a mi marido mientras estamos leyendo tranquilamente porque se le ocurre no se que y no puede esperar a mañana, y lo peor es que él siempre está disponible, con la sonrisa de oreja a oreja y encantado de hablar con ella sea la hora que sea. Yo me pongo verde, pero.....¿qué puedo hacer?
El sábado pasado, ella le organizó a mi marido una fiesta sorpresa de cumpleaños en un restaurante estupendo. Lo organizó todo en la empresa, contando con el resto de los compañeros. Yo no lo entendí, porque nunca habían celebrado los cupleaños de nadie, un montaje así era digno de una despedida por jubilación como poco, pero así lo hizo.
Cuando llegamos pensando que quedabamos para cenar con L y su marido nos encontramos la historia, 30 personas en un salón pequeño, todo decorado etupendamente y con un superregalo incluido, por supuesto de todos los compañeros, pero entregado por ella como artífice de todo y protagonista,
Para cenar yo me coloqué con unas conocidas muy agradables, compañeras de mi marido desde hace años, y ellos dos juntos, por supuesto. No pararon de charlar y reir en toda la noche. Yo estaba muy violenta porque mi pareja no miró para mí ni una sola vez y solo tenía ojos y manos para ella. No se quitaban las manos de encima, que si rodeandole el hombro, que si sobre el brazo, encima de la pierna, yo no lo podía creer. La proximdad física era evidente, para mí y supongo que para todo el mundo. Me estaba muriendo de vergüenza y de rabia.
Me comporté, no iba a dar el espectáculo, pero al salir eché fuera toda la rabía que llevaba dentro, toda la humillación. Como siempre quedé de loca, de no entender nada. Según mi marido los compañeros de la empresa les están muy agradecidos a L y a él porque son ellos los que la están manteniendo a flote, los que están trabajando como nadie y teniendo las ideas más innovadoras para sortear un época e crisis, y todo a costa de un gran desgaste y de mucho estrés, y que ese era el motivo de una fiesta pública como reconocimiento, además, al parecer en la antigua empresa de L, si se celebraban los cumpleaños de algunos emleados y que a ella le parecia una buena idea para mejorar las relacionres interpersonales y eliminar tensiones. Naturalmente él estaba de acuerdo con ella y que menos que ser amable y mostrarse agradecido. Porque L es una gran mujer, y su conexión no es sexual (vuelve con el probrecilla, con que el físico no la acompaña nada) y que yo soy una celosa patológica.
No sé que pensar, pese a que le he pedido a mi marido que se distancie de está mujer fuera del trabajo como favor personal no lo he conseguido, siguen todo el día en contacto: que si un mail serio, que si uno de jijijaja, el chat, sms...así todo el tiempo, y yo estoy mal, con razón o sin ella. Mi pareja no lo ve o no quiere verlo, o lo que es mucho peor le importa más esa mujer que yo, aunque me saque 10 años, 20 kilos, no valga ni un pimiento y la conozca desde hace apenas 8 meses.
De momento me he negado a volver a quedar con ella y su marido, no quiero tenerla como amiga o lo que sea, es lo único que puedo hacer por el momento, aunque si todo sigue igual tendré que tomar una determinación me cuenten la historia que me cuenten.
Lo dicho, muchas gracias por vuestro tiempo y consejos. Os haré caso y de momento no moveré ficha e intentaré no hacer el ridículo.

Me gusta

10 de julio de 2010 a las 19:06
En respuesta a morgannas

Gracias a todos por responderme
La verdad es que el fin de semana pasado lo pasé muy mal y me dejó totalmente descolocada, por eso encontré este foro y me decidí a escribir, para que personas objetivas me diesen ideas sobre como enfocar mi problema, que lo es y serio.
Yo ya estaba un poco saturada del nuevo proyecto laboral de mi pareja, y más aún de su maravillosísima compañera, que aparecía a todas las horas y por todas las vías de comunicació posibles, incluso cenando o comiendo con mis padres o mis suegros, hasta en la cama varias noches a eso de las doce o más. Llama a mi marido mientras estamos leyendo tranquilamente porque se le ocurre no se que y no puede esperar a mañana, y lo peor es que él siempre está disponible, con la sonrisa de oreja a oreja y encantado de hablar con ella sea la hora que sea. Yo me pongo verde, pero.....¿qué puedo hacer?
El sábado pasado, ella le organizó a mi marido una fiesta sorpresa de cumpleaños en un restaurante estupendo. Lo organizó todo en la empresa, contando con el resto de los compañeros. Yo no lo entendí, porque nunca habían celebrado los cupleaños de nadie, un montaje así era digno de una despedida por jubilación como poco, pero así lo hizo.
Cuando llegamos pensando que quedabamos para cenar con L y su marido nos encontramos la historia, 30 personas en un salón pequeño, todo decorado etupendamente y con un superregalo incluido, por supuesto de todos los compañeros, pero entregado por ella como artífice de todo y protagonista,
Para cenar yo me coloqué con unas conocidas muy agradables, compañeras de mi marido desde hace años, y ellos dos juntos, por supuesto. No pararon de charlar y reir en toda la noche. Yo estaba muy violenta porque mi pareja no miró para mí ni una sola vez y solo tenía ojos y manos para ella. No se quitaban las manos de encima, que si rodeandole el hombro, que si sobre el brazo, encima de la pierna, yo no lo podía creer. La proximdad física era evidente, para mí y supongo que para todo el mundo. Me estaba muriendo de vergüenza y de rabia.
Me comporté, no iba a dar el espectáculo, pero al salir eché fuera toda la rabía que llevaba dentro, toda la humillación. Como siempre quedé de loca, de no entender nada. Según mi marido los compañeros de la empresa les están muy agradecidos a L y a él porque son ellos los que la están manteniendo a flote, los que están trabajando como nadie y teniendo las ideas más innovadoras para sortear un época e crisis, y todo a costa de un gran desgaste y de mucho estrés, y que ese era el motivo de una fiesta pública como reconocimiento, además, al parecer en la antigua empresa de L, si se celebraban los cumpleaños de algunos emleados y que a ella le parecia una buena idea para mejorar las relacionres interpersonales y eliminar tensiones. Naturalmente él estaba de acuerdo con ella y que menos que ser amable y mostrarse agradecido. Porque L es una gran mujer, y su conexión no es sexual (vuelve con el probrecilla, con que el físico no la acompaña nada) y que yo soy una celosa patológica.
No sé que pensar, pese a que le he pedido a mi marido que se distancie de está mujer fuera del trabajo como favor personal no lo he conseguido, siguen todo el día en contacto: que si un mail serio, que si uno de jijijaja, el chat, sms...así todo el tiempo, y yo estoy mal, con razón o sin ella. Mi pareja no lo ve o no quiere verlo, o lo que es mucho peor le importa más esa mujer que yo, aunque me saque 10 años, 20 kilos, no valga ni un pimiento y la conozca desde hace apenas 8 meses.
De momento me he negado a volver a quedar con ella y su marido, no quiero tenerla como amiga o lo que sea, es lo único que puedo hacer por el momento, aunque si todo sigue igual tendré que tomar una determinación me cuenten la historia que me cuenten.
Lo dicho, muchas gracias por vuestro tiempo y consejos. Os haré caso y de momento no moveré ficha e intentaré no hacer el ridículo.

Morganna,es dificil darte un consejo,
no por que el darte el consejo sea dificil sino por que no se nada de ti aparte de lo que dices,vamos a ver,? tu no tienes algunas amistades masculinas aparte de tu marido¿ (el no es tu amigo),mira si quieres puedes intentar hacer lo mismo que el,por supuesto con mucha habilidad,hay casos en los que funciona,arreglate mas de la cuenta,no le des a tu pareja tanta importancia,si tienes al lado a una amiga y puesdes confiar en ella haz que te llame a mas o menos esa hora tan intenpestiva,por supuesto que el no reconozca el numero,cuando te pregunte quien es le dices un amigo,si eres capaz de poner eso en escena y actuar con cabeza tendras dos opciones,1=si el tiene algo mas que amistad te daras cuenta enseguida,y si no es asin te aseguro que con un poco de habilidad por tu parte terminara de no hacer tanto el payaso,a los hombres les encanta estar en el candelero aunque esa compañera no tenga nada mas que un interes de amiga,por supuesto a casi ninguno le gusta que su mujer haga o tenga lo mismo.un saludo

Me gusta

11 de julio de 2010 a las 16:24
En respuesta a menchu128

Morganna,es dificil darte un consejo,
no por que el darte el consejo sea dificil sino por que no se nada de ti aparte de lo que dices,vamos a ver,? tu no tienes algunas amistades masculinas aparte de tu marido¿ (el no es tu amigo),mira si quieres puedes intentar hacer lo mismo que el,por supuesto con mucha habilidad,hay casos en los que funciona,arreglate mas de la cuenta,no le des a tu pareja tanta importancia,si tienes al lado a una amiga y puesdes confiar en ella haz que te llame a mas o menos esa hora tan intenpestiva,por supuesto que el no reconozca el numero,cuando te pregunte quien es le dices un amigo,si eres capaz de poner eso en escena y actuar con cabeza tendras dos opciones,1=si el tiene algo mas que amistad te daras cuenta enseguida,y si no es asin te aseguro que con un poco de habilidad por tu parte terminara de no hacer tanto el payaso,a los hombres les encanta estar en el candelero aunque esa compañera no tenga nada mas que un interes de amiga,por supuesto a casi ninguno le gusta que su mujer haga o tenga lo mismo.un saludo

Gracias menchu
Y tienes razón esto es difícil, siempre pensé en como actuaría si mi marido me engañaba, pero esta situación tan rara me descoloca, es todo tan poco claro que a veces me digo que soy yo, que me niego a ver la evidencia de forma clara para no enfrentar la situación y tomar medidas, sin embargo en otros momentos me siento culpable e injusta. Es como estar subida en una noria emocional, no se si vamos o venimos.
Yo tengo amigos y compañeros de trabajo, claro, y ha habido momentos y situaciones en las que por circunstancias he tenido mucha relación con alguno de ellos, pero te aseguro que nada que ver con la fijación de mi marido en este momento.
Él tambien ha tenido y tiene amistades femeninas, de hecho aún conserva y ve bastante a la que llama su mejor amiga de tiempos de la facultad. Pero tampoco ha sido nunca una relación tan absorbente, nada que ver, de verdad que esto raya el absurdo.
Está mañana, un domingo, mi marido ha llamado a su compañera 2 veces (que yo sepa) y ha recibido varios sms en los que le indicaba que mirase el correo y se conectase al chat. Cuando a eso de la una le he dicho que iba a salir con nuestra hija al parque y que había quedado con mis padres y mi hermano para tomar un vino me ha dicho que no venía, que se quedaba chateando con L, porque tenían que resolver asuntos importantes que no podían esperar. UN DOMINGO, y a mí y a su hija que nos den dos duros. No he dicho nada, me he ido y punto. Al final he terminado comiendo en casa de mis padres y a las tres me ha llamado diciendo que donde estábamos, le he dicho que se caliente algo que ya volveriamos al cabo de un rato. No ha parecido importarle ni se ha molestado, para el caso que nos iba a hacer...... Ahora duerme la siesta, me dice tiene mucha tensión y le pesa la responsabilidad, pero se echa con el movil muy cerca y si suena seguro que pega un bote y corre al mail o a donde le manden, es penoso parece el oso bailarín.
Ayer me dijo que este proyecto es para L y para él como un sacerdocio, que se han comprometido a tope y que les exige la máxima concentración. Yo le he dicho que vale, que muy bien, pero que entienda que yo tambien tengo mucho lío y que me siento desatendida, que ningún otro proyecto le había hecho cambiar tanto con nosotras. Me dice que serán unos meses, hasta el otoño y que sea paciente, que me ama, que soy la más preciosa, la mejor, su chica para siempre jamás y bla, bla, bla.
No sé que hacer, se trata de mi marido, del padre de mi niña y no voy a jugar a darle celitos, no somos unos críos y yo no soy así. Además no pienso que sea buena idea meter a una cuarta persona en esto, a ver que hago luego, eso sin contar con que mi marido feliz, si alguien me hace caso más tiempo libre para su querida amiga o lo que sea.
A veces me siento como una loca, pero me encantaría pillarles en alguna, tener certezas, eso lo simplificaría todo.
Gracias de verdad, aunque creo que lo que necesito es un detective o algo así, alguién que me pinche sus teléfonos, sus cuentas de correo, que ponga cámaras en sus despachos....ufffff...que mal, estoy abogando por un estado policial, ¡quien me lo iba a decir!

Me gusta

12 de julio de 2010 a las 9:16
En respuesta a morgannas

Gracias menchu
Y tienes razón esto es difícil, siempre pensé en como actuaría si mi marido me engañaba, pero esta situación tan rara me descoloca, es todo tan poco claro que a veces me digo que soy yo, que me niego a ver la evidencia de forma clara para no enfrentar la situación y tomar medidas, sin embargo en otros momentos me siento culpable e injusta. Es como estar subida en una noria emocional, no se si vamos o venimos.
Yo tengo amigos y compañeros de trabajo, claro, y ha habido momentos y situaciones en las que por circunstancias he tenido mucha relación con alguno de ellos, pero te aseguro que nada que ver con la fijación de mi marido en este momento.
Él tambien ha tenido y tiene amistades femeninas, de hecho aún conserva y ve bastante a la que llama su mejor amiga de tiempos de la facultad. Pero tampoco ha sido nunca una relación tan absorbente, nada que ver, de verdad que esto raya el absurdo.
Está mañana, un domingo, mi marido ha llamado a su compañera 2 veces (que yo sepa) y ha recibido varios sms en los que le indicaba que mirase el correo y se conectase al chat. Cuando a eso de la una le he dicho que iba a salir con nuestra hija al parque y que había quedado con mis padres y mi hermano para tomar un vino me ha dicho que no venía, que se quedaba chateando con L, porque tenían que resolver asuntos importantes que no podían esperar. UN DOMINGO, y a mí y a su hija que nos den dos duros. No he dicho nada, me he ido y punto. Al final he terminado comiendo en casa de mis padres y a las tres me ha llamado diciendo que donde estábamos, le he dicho que se caliente algo que ya volveriamos al cabo de un rato. No ha parecido importarle ni se ha molestado, para el caso que nos iba a hacer...... Ahora duerme la siesta, me dice tiene mucha tensión y le pesa la responsabilidad, pero se echa con el movil muy cerca y si suena seguro que pega un bote y corre al mail o a donde le manden, es penoso parece el oso bailarín.
Ayer me dijo que este proyecto es para L y para él como un sacerdocio, que se han comprometido a tope y que les exige la máxima concentración. Yo le he dicho que vale, que muy bien, pero que entienda que yo tambien tengo mucho lío y que me siento desatendida, que ningún otro proyecto le había hecho cambiar tanto con nosotras. Me dice que serán unos meses, hasta el otoño y que sea paciente, que me ama, que soy la más preciosa, la mejor, su chica para siempre jamás y bla, bla, bla.
No sé que hacer, se trata de mi marido, del padre de mi niña y no voy a jugar a darle celitos, no somos unos críos y yo no soy así. Además no pienso que sea buena idea meter a una cuarta persona en esto, a ver que hago luego, eso sin contar con que mi marido feliz, si alguien me hace caso más tiempo libre para su querida amiga o lo que sea.
A veces me siento como una loca, pero me encantaría pillarles en alguna, tener certezas, eso lo simplificaría todo.
Gracias de verdad, aunque creo que lo que necesito es un detective o algo así, alguién que me pinche sus teléfonos, sus cuentas de correo, que ponga cámaras en sus despachos....ufffff...que mal, estoy abogando por un estado policial, ¡quien me lo iba a decir!

Morganna,sinceramente pienso
que tu marido no tiene nada con su compi,y por supuesto no se trata de darles clos,como tu bien dices ya sois demasiados mayores para es tonteria,lo que ocurre es que en la mayoria de los casos el actuar y hacer lo mismo que tu pareja le abre los ojos,una pregunta,?como reaccionaria el si tu recibieras llamadas de algun compi varias veces estando el contigo y a esas horas¿?cual seria su actitud si tu demostraras tanto apego a esa otra persona¿?como crees que le sentaria el hecho de tu rechazar ir con el a algun sitio ¿ algunas personas se meten tanto en un proyecto que olvidadn que alrededor hay vida,y piensan que esa vida va a estar ahi siempre,yo estoy por asegurarte que si tu haces lo mismo que el pero con diplomacia se dara cuenta de que hay algo mas que ese proyecto que tanto le interesa sacar para adelante,cuando empieze a sentir que tu estas sumamente interesada en otras cosas ya me contaras,y por supuesto mientras mas vueltas le des al asunto mas te sentiras liada,empieza por poner un poco de orden y en el supuesto que veas con mas claridad las acciones despues decides.un beso.

Me gusta

12 de julio de 2010 a las 10:54
En respuesta a menchu128

Morganna,sinceramente pienso
que tu marido no tiene nada con su compi,y por supuesto no se trata de darles clos,como tu bien dices ya sois demasiados mayores para es tonteria,lo que ocurre es que en la mayoria de los casos el actuar y hacer lo mismo que tu pareja le abre los ojos,una pregunta,?como reaccionaria el si tu recibieras llamadas de algun compi varias veces estando el contigo y a esas horas¿?cual seria su actitud si tu demostraras tanto apego a esa otra persona¿?como crees que le sentaria el hecho de tu rechazar ir con el a algun sitio ¿ algunas personas se meten tanto en un proyecto que olvidadn que alrededor hay vida,y piensan que esa vida va a estar ahi siempre,yo estoy por asegurarte que si tu haces lo mismo que el pero con diplomacia se dara cuenta de que hay algo mas que ese proyecto que tanto le interesa sacar para adelante,cuando empieze a sentir que tu estas sumamente interesada en otras cosas ya me contaras,y por supuesto mientras mas vueltas le des al asunto mas te sentiras liada,empieza por poner un poco de orden y en el supuesto que veas con mas claridad las acciones despues decides.un beso.

Menchu
Pues no sé como reaccionaría mi marido si yo me comportase así, pero más que por celos por su propio interés y comodidad. Cuando me quedé embarazada, llegamos al acuerdo tácito de que yo, sin dejar mi trabajo, sería la que más bregase con la niña aunque perdiese posibilidades de ascenso en mi empresa y poder adquisitivo. Antes, yo, viajaba mucho y me resultaba muy rentable economicamente, pero desde hace unos años, los que tiene mi niña, he dejado practicamente de hacerlo. En teoría en mi empresa se comprende, trabajo en una multinacional y se cuida bastante la conciliación del trabajo con la maternidad, pero no deja de ser una importante limitación a la hora de promocionar y de asumir retos.
Por otro lado no me arrepiento de nada, yo quise ser madre y sabía que eso tendría un coste, lo que se suponia era que iba a tratarse de una tarea compartida, y hasta ahora lo había sido bastante (solo bastante, ya sabes...), pero ultimamente mi hija y yo ocupamos un puesto bastante bajo en el nivel de intereses de mi marido, casi le estorbamos y, sinceramente, eso no me gusta y no entraba en el trato.
Con respecto a su compi, no sé que decirte. Si no está colado por ella, le maneja como quiere. Ya te digo que no hay horarios para sus charlas telefónicas y por chat, están en contacto casi permanentemente y mi pareja se ha convertido en un hombre adherido a un movil y a un portatil, da igual donde esté y lo que esté haciendo, si está mujer le da un toque todo se paraliza.
Lo del proyecto y las responsabilidades están muy bien, pero no será ni el primero ni el último que tenga que desarrollar, y yo tengo claro que independientemente de que se cepille a está señora o no, o pueda llegar a hacerlo, este tipo de vida no me gusta y no deseo una relación de pareja como la que me están ofreciendo estos últimos meses.
Ten en cuenta que L ha llegado a la empresa de mi marido teoricamente para quedarse, y que ella es, por lo que sé, una total adicta al trabajo y una persona muy controladora, de manera que nada tendría porque cambiar el próximo otoño a no ser que él se plante y vuelva a ser el de antes, un hombre trabajador y responsable, pero con espacio para su familia.
Perdona el tostón, pero es que estoy muy a disgusto y me parece que esto de escribir aclara mis ideas.
Gracias otra vez por tu atención

Me gusta

12 de julio de 2010 a las 11:06
En respuesta a marfil69

Es difícil
¿Donde se pone la linea?, ¿hasta donde cruzarla?, ¿donde parar? ......
Si estas trabajando codo a codo con una persona del otro sexo, compartiendo, ayudando y aprendiendo durante un montón de horas todos los días y resulta que hay conexión, complicidad y a veces hasta atracción física, yo me he preguntado y experimentado muchas veces: ¿cuando acaba la amistad y empieza el resto? La posibilidad de llegar a algo más y de compartir otras cosas, ¿es sano desear e inhibirse?, ¿qué se hace cuando uno no quiere inhibirse pero tampoco pretende herir a otro, a otro a quien posiblemente también ame? Lo dicho, muy, pero que muy difícil. Te puede librar, con suerte, que la compañera de tu marido sea un coquito, tal vez eso le haga ver las cosas de otra manera, si fuese atractiva, con lo que cuentas, ya llevas puesta la cornamenta.

Marfil
Supongo que en la vida hay que hacer elecciones y estas pueden ser duras, nos cuestan a todos.
Algunas veces queremos cosas que son incompatibles, o que deberían serlo si somos consecuentes.
Entiendo lo que dices, soy humana, pero me parece que vivir una aventura con otra mujer, sea o no tu compañera de trabajo, cuando tienes un compromiso con tu pareja, compromiso, por otro lado voluntario y que puedes romper cuando quieras en estos tiempos que corren, es un acto completo de egoismo y de deslealtad
Y no sé si llevo o no puesta la cornamenta, yo por el tema del físico ya no me dejo llevar. Conozco varios casos de hombres que han roto con sus mujeres y se han liado con verdaderos cardos, eso de que ellos deján a sus parejas para liarse con una monada de veintypocos no pasa tanto. Las niñas ideales de esas edades no se enrollan con tíos de casi cuarenta de clase media y con pensiones alimenticias a sus espaldas, acostumbran aser más listas.

Me gusta

12 de julio de 2010 a las 13:53
En respuesta a morgannas

Menchu
Pues no sé como reaccionaría mi marido si yo me comportase así, pero más que por celos por su propio interés y comodidad. Cuando me quedé embarazada, llegamos al acuerdo tácito de que yo, sin dejar mi trabajo, sería la que más bregase con la niña aunque perdiese posibilidades de ascenso en mi empresa y poder adquisitivo. Antes, yo, viajaba mucho y me resultaba muy rentable economicamente, pero desde hace unos años, los que tiene mi niña, he dejado practicamente de hacerlo. En teoría en mi empresa se comprende, trabajo en una multinacional y se cuida bastante la conciliación del trabajo con la maternidad, pero no deja de ser una importante limitación a la hora de promocionar y de asumir retos.
Por otro lado no me arrepiento de nada, yo quise ser madre y sabía que eso tendría un coste, lo que se suponia era que iba a tratarse de una tarea compartida, y hasta ahora lo había sido bastante (solo bastante, ya sabes...), pero ultimamente mi hija y yo ocupamos un puesto bastante bajo en el nivel de intereses de mi marido, casi le estorbamos y, sinceramente, eso no me gusta y no entraba en el trato.
Con respecto a su compi, no sé que decirte. Si no está colado por ella, le maneja como quiere. Ya te digo que no hay horarios para sus charlas telefónicas y por chat, están en contacto casi permanentemente y mi pareja se ha convertido en un hombre adherido a un movil y a un portatil, da igual donde esté y lo que esté haciendo, si está mujer le da un toque todo se paraliza.
Lo del proyecto y las responsabilidades están muy bien, pero no será ni el primero ni el último que tenga que desarrollar, y yo tengo claro que independientemente de que se cepille a está señora o no, o pueda llegar a hacerlo, este tipo de vida no me gusta y no deseo una relación de pareja como la que me están ofreciendo estos últimos meses.
Ten en cuenta que L ha llegado a la empresa de mi marido teoricamente para quedarse, y que ella es, por lo que sé, una total adicta al trabajo y una persona muy controladora, de manera que nada tendría porque cambiar el próximo otoño a no ser que él se plante y vuelva a ser el de antes, un hombre trabajador y responsable, pero con espacio para su familia.
Perdona el tostón, pero es que estoy muy a disgusto y me parece que esto de escribir aclara mis ideas.
Gracias otra vez por tu atención

Vuelvo a contestarte,cuando
dos personas deciden ampliar la pareja,por lo general si los horarios de trabajo no son iguales siempre le toca a uno de los dos dedicarle mas tiempo al crio,pasa en tu caso y ha pasado en el mio,en parte salimos ganado pues los momentos vividos con el crio no vuelven mas,por otra parte las responsabilidades en el trabajo es una cosa y 24 horas es otra,no te veo(en parte)como alguien celosa,las personas cuando nos movemos en un trabajo donde viajas y convives con compis miramos la vida de otra manera,te veo mas bien como alguien que tiene la mente clara sobre lo que es una pareja,sin embargo o bien te sientas a hablar y le dices de pe a pa todo lo que te molesta y que son sniples detalles que con un poco de atencion se soluciona,o ?que otra solucion tienes¿cuando se vive esa situacion se pasa mal y la mayoria de las veces no son importantes,las personas se meten tanto en su trabajo diario que algunas veces piensan que es lo mas igrande ,planteale antes de que te haga mas daño a lo mejor sin motivos que no quieres seguir asin y que le ponga remedio,el trabajo es importante pero tu y vuestra hija lo es muchisimo mas,te pido disculpas si te canso.

Me gusta

13 de julio de 2010 a las 8:37

Hay una pelicula...
En serio hay una pelicula muy mona que cuenta algo parecido a lo que te esta pasando. La recomiendo para que espantes un poco tus fantasmas.

Se llama:

- El diario de Bridget Jones

- Bridget Jones: Al borde de la razón (Bridget Jones: Sobreviviré en España)

Mucha suerte.

Me gusta

14 de julio de 2010 a las 15:35
En respuesta a menchu128

Hola ricardo,
hacia tiempo que no leia ningun comentario tuyo en estos hilos,me alegro de leerte,eres alguien que creo tienes los pies en el suelo,un saludo.

Hola menchu
Gracias por tu comentario.
También sos alguien con conceptos muy claros y a quien da gusto leer.
Con respecto a los pies sobre la tierra, algunos amigos actualmente dudan de mi cordura.
Porque los 45 años he dejado mi soltería, hace un poco más de un mes me he casado con mi pareja con la cual llevamos 5 años de convivencia y tenemos un hijo en común.
Según esos amigos ya no se puede creer en nadie.
Un saludo.

Me gusta

15 de julio de 2010 a las 13:06
En respuesta a ricardo39

Hola menchu
Gracias por tu comentario.
También sos alguien con conceptos muy claros y a quien da gusto leer.
Con respecto a los pies sobre la tierra, algunos amigos actualmente dudan de mi cordura.
Porque los 45 años he dejado mi soltería, hace un poco más de un mes me he casado con mi pareja con la cual llevamos 5 años de convivencia y tenemos un hijo en común.
Según esos amigos ya no se puede creer en nadie.
Un saludo.

Ricardo,enhorabuena,
en andalucia se utiliza mucho el refran"nunca es tarde si la dicha es buena"aparte soy de las que piensan que con esa edad se sabe lo que se quiere y como conservarlo.

Me gusta

15 de julio de 2010 a las 15:43
En respuesta a s2milas2

Hay una pelicula...
En serio hay una pelicula muy mona que cuenta algo parecido a lo que te esta pasando. La recomiendo para que espantes un poco tus fantasmas.

Se llama:

- El diario de Bridget Jones

- Bridget Jones: Al borde de la razón (Bridget Jones: Sobreviviré en España)

Mucha suerte.

He visto esa película, las dos partes, además
Y sinceramente no me veo identificada en absoluto con el papel de la protagonista, muy simpático, por cierto. Tampoco me imagino a mi pareja mandándole mails acerca de la brevedad de sus faldas a su querida compañera y amiga de oficina, entre otras cosas porque dudo mucho que con el pandero, las piernas y la pinta que tiene esa mujer se atreva a enseñar ni las rodillas.
Si algo le escribiese en plan halagador y vía intranet de la empresa, que lo hará, estará más relacionado con la capacidad creativa, espiritu de sacrificio, brillante inteligencia, amplia cultura, blablabla y más blas de su compi que con la largura de sus piernas, el brillo de sus ojos o sus dulces morritos.
Me parece que mi caso y la película de la que hablas tienen tanta relación como un caldero y una naranja, en cualquier caso, gracias por los desos de suerte e igualmente.

Me gusta

18 de julio de 2010 a las :02

Intenta que ponga limites a su disponibilidad para el trabajo
He leído tu historia y pienso que al no ocultar en absoluto su manera de relacionarse es casi seguro que no hay nada entre ellos, tengo en mi trabajo muchos compañeros-amigos y la relación es muy cercana: bromeamos, abrazos , como haría con una amiga....si hay algo más estando además casados ya vigilas mucho que nadie se de cuenta. Lo que si que pienso es que la vida laboral tiene que terminar en cuanto se pasa la puerta de casa y especialmente un fin de semana, creo que teneis que hablarlo y ponerle límites y que el y ella los respeten, creo que eso es lo que más daño os está haciendo. Ni se te ocurra hablar con el marido de ella u otros compañeros de trabajo, intenta primero lo de los límites: nada de chats, móviles , etc a partir de ciertas horas,domingos,....no pasa nada or decirle a tu jefa: este ritmo de trabajo está afectando a mi vida personal, si hace falta me quedo hasta más tarde pero a partir de tal hora no estoy disponible. Ya verás como cuando tengais tiempo sólo para vosotros vuelves a estar bien. SI no es así, tal vez estoy equivocada y sí que hay rollo. Ya me dirás que tal te va.

Me gusta

18 de julio de 2010 a las 19:08
En respuesta a martadv

Intenta que ponga limites a su disponibilidad para el trabajo
He leído tu historia y pienso que al no ocultar en absoluto su manera de relacionarse es casi seguro que no hay nada entre ellos, tengo en mi trabajo muchos compañeros-amigos y la relación es muy cercana: bromeamos, abrazos , como haría con una amiga....si hay algo más estando además casados ya vigilas mucho que nadie se de cuenta. Lo que si que pienso es que la vida laboral tiene que terminar en cuanto se pasa la puerta de casa y especialmente un fin de semana, creo que teneis que hablarlo y ponerle límites y que el y ella los respeten, creo que eso es lo que más daño os está haciendo. Ni se te ocurra hablar con el marido de ella u otros compañeros de trabajo, intenta primero lo de los límites: nada de chats, móviles , etc a partir de ciertas horas,domingos,....no pasa nada or decirle a tu jefa: este ritmo de trabajo está afectando a mi vida personal, si hace falta me quedo hasta más tarde pero a partir de tal hora no estoy disponible. Ya verás como cuando tengais tiempo sólo para vosotros vuelves a estar bien. SI no es así, tal vez estoy equivocada y sí que hay rollo. Ya me dirás que tal te va.

Martadv,estoy totalmente
de acuerdo contigo,algunas personas se meten tan de lleno en su trabajo que en algunas ocasiones para ellos es el no va mas,creo que le has dado una buena solución y ademas muy clara,si con el tiempo sigue igual pues entonces que se plantee lo que ella quiera,un beso.

Me gusta

20 de julio de 2010 a las 15:23
En respuesta a menchu128

Martadv,estoy totalmente
de acuerdo contigo,algunas personas se meten tan de lleno en su trabajo que en algunas ocasiones para ellos es el no va mas,creo que le has dado una buena solución y ademas muy clara,si con el tiempo sigue igual pues entonces que se plantee lo que ella quiera,un beso.

Hola y gracias
Yo también estoy de acuerdo con vosotras, el trabajo es importante y puede ser absorbente pero hay que saber donde están los límites para no convertir la responsabilidad y las ganas de hacer bien las cosas en una obsesión patológica.
La compañera-amiga de mi marido se define como una adicta al trabajo, afirma vivir para él y ser incapaz de decir no a un nuevo reto. De hecho es un fichaje reciente de la empresa y fue captada porque la motivó la diflcultad del puesto y el hecho de que en su anterior empresa ya hubiese tocado techo. Le han dado carta blanca, de modo que hace, deshace y mangonea que es un gusto. A mi marido le tiene sorbido el seso, siempre ha estado implicado en el trabajo y en la empresa pero lo de ahora raya el delirio.
Ya lo hemos hablado, fue lo primero que intenté y su contestación es siempre la misma. Me pide que tenga paciecia, que a partir del proyecto en el que trabaja actualmente puede haber un antes y un después en la empresa, que merece la pena, que van a ser unos meses...... Me pide que coopere y que tenga paciencia y se ríe cuando le digo que parece que se ha enamorado de L. y que siento celos.
De momento esperaré y vigilaré, aunque me estresa y hace que me sienta incómoda. He conseguido que se coga una semana de vacaciones en agosto para que podamos estar un poco en familia, me ha costado porque no quería cogerselas hasta noviembre. Supongo que es una minivictoria.

Me gusta

Anteriores conversaciones

Ultimas conversaciones

Conversaciones más activas

No te pierdas ni uno solo de nuestros tableros en Pinterest
pinterest

Puede interesarte